Ir al contenido

1 DE MAYO DE 2018
RUSIA

Las autoridades rusas intentan confiscar la propiedad de una corporación estadounidense de los testigos de Jehová

NUEVA YORK (Estados Unidos). El jueves 3 de mayo de 2018, el Tribunal de la Ciudad de San Petersburgo examinará la apelación de los testigos de Jehová en contra de la decisión que autoriza la confiscación de la que fue su sede nacional en Rusia. Si se pierde la apelación, el Estado podría confiscar de inmediato el complejo de 14 edificios. La propiedad tiene unas 10 hectáreas (25 acres) y está valorada en 31,8 millones de dólares (2.000 millones de rublos).

En el fallo original dictado en diciembre de 2017, el Tribunal de Distrito de Sestroretsk ignoró las pruebas que demuestran que la sede de los Testigos es propiedad de Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania, una corporación estadounidense sin fines de lucro. En el año 2000, los testigos de Jehová de Rusia transfirieron la propiedad a dicha corporación, que desde entonces ha pagado a la Federación de Rusia unos tres millones de dólares (188 millones de rublos) en impuestos sobre la propiedad. Aunque el gobierno ruso reconoció la legalidad de la transferencia durante más de diecisiete años, ahora el tribunal de distrito afirma que el contrato de propiedad de Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania no es válido. Como consecuencia, el tribunal declaró que el propietario es el Centro Administrativo de los Testigos de Jehová de Rusia. Puesto que el Centro Administrativo fue disuelto por el Tribunal Supremo en el 2017, si los Testigos pierden esta apelación, el fallo entrará en vigor y el Estado podrá confiscar la propiedad de inmediato.

La audiencia empezará a las 11:30 de la mañana en el Tribunal de la Ciudad de San Petersburgo, ubicado en la calle Basseynaya, número 6, San Petersburgo (Rusia).

Contacto para la prensa:

Internacional: David Semonian, Oficina de Información Pública, +1 845 524 3000