Ir al contenido

7 DE ABRIL DE 2016
RUSIA

Las autoridades rusas pretenden cerrar la sede nacional de los Testigos

SAN PETERSBURGO (Rusia). Las autoridades rusas han dado un paso sin precedentes al amenazar con cerrar el Centro Administrativo de los Testigos de Jehová de Rusia.

La Fiscalía General de la Federación de Rusia presentó una carta oficial, fechada el 2 de marzo de 2016, en la que advierte que “la asociación religiosa tendrá que disolverse” si en dos meses el centro administrativo no ha acabado con las “infracciones cometidas”, calificadas de extremistas por el gobierno. Yaroslav Sivulskiy, un portavoz de los testigos de Jehová en Rusia, afirma: “Si cerraran nuestra sede nacional, también confiscarían todas nuestras propiedades y acabarían prohibiendo las actividades religiosas de los testigos de Jehová en Rusia”.

Centro Administrativo de los testigos de Jehová en Rusia

Casualmente, esta situación surge en el 25 aniversario del primer registro legal de los testigos de Jehová en Rusia. El centro administrativo se inscribió el 27 de marzo de 1991, y se volvió a registrar el 29 de abril de 1999. La amenaza de cerrar la sede nacional de los Testigos —situada en Solnechnoye, a unos 40 kilómetros (25 millas) al noroeste de San Petersburgo— es el último ataque del gobierno contra los testigos de Jehová. Durante el año pasado, las autoridades les impidieron la importación de sus publicaciones religiosas y de biblias en ruso. Además, Rusia se convirtió en el único país del mundo en prohibir el sitio oficial de Internet de los testigos de Jehová, jw.org. Yaroslav Sivulskiy comenta: “Las leyes contra el extremismo se están aplicando mal en lo que tiene que ver con las actividades de los Testigos de Rusia. De hecho, ya se han presentado recursos contra estas decisiones. Los testigos de Jehová queremos practicar nuestra religión libremente y realizar nuestra obra de educación bíblica en paz, tal como se ha hecho durante los últimos 125 años”.

Sin embargo, el gobierno ruso ha tratado cada vez peor a los Testigos, en gran parte a causa de la relación entre el gobierno ruso y la Iglesia Ortodoxa Rusa, una relación que muchos califican de simbiótica. Algunos medios de comunicación internacionales han afirmado que los “estrechos lazos entre el gobierno y la Iglesia Ortodoxa Rusa” —así es como describe esa relación The New York Times— parecen dar pie a actos agresivos y leyes pensadas para acabar con las actividades de los Testigos y de otras minorías religiosas de Rusia. La agencia Associated Press informó que “los ataques del gobierno contra los testigos de Jehová también preocupan a los defensores de la libertad de religión”. Una noticia publicada por la agencia Reuters señaló que estas acciones se están llevando a cabo “contra los testigos de Jehová y contra muchos otros grupos, acosados por una creciente ola de acciones penales emprendidas al amparo de la ley rusa contra el extremismo”. En diciembre de 2015, The Independent explicó que el propósito de la legislación rusa era intentar “evitar los ataques terroristas y la violencia ultranacionalista”. Ahora bien, según el diario The Huffington Post del 20 de marzo de 2016, esa ley también se ha usado “para procesar a los miembros de organizaciones religiosas pacíficas”, como la de los testigos de Jehová. Los Testigos han apelado ante los tribunales nacionales y ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos para corregir la situación, pero The Moscow Times del 25 de marzo de 2016 informó que Rusia ha aprobado una nueva ley “que les da a los tribunales del país el derecho de invalidar las decisiones de los tribunales internacionales”.

Visitantes en la recepción del centro administrativo

Los Testigos utilizan el Centro Administrativo de los Testigos de Jehová de Rusia para organizar y apoyar programas gratuitos de educación bíblica dirigidos a los ciudadanos rusos. Algunos Testigos del centro administrativo que tienen mucha experiencia también colaboran y están en contacto con otros Testigos rusos que se ofrecen voluntariamente para dar ayuda humanitaria a las víctimas de catástrofes. En Rusia, un país que supera los 146 millones de habitantes, hay más de 175.000 Testigos.

David Semonian, portavoz internacional de la central mundial de los testigos de Jehová en Nueva York, dice: “Nos decepciona mucho que el gobierno incluso nos amenace con cerrar la sucursal de Rusia. Tanto los testigos de Jehová como muchas otras personas de todo el mundo están muy pendientes de lo que pasará”.

Contactos para la prensa:

Internacional: David Semonian, Oficina de Información Pública, tel. +1 718 560 5000

Rusia: Yaroslav Sivulskiy, tel. +7 812 702 2691