Ir al contenido

TEXTOS BÍBLICOS EXPLICADOS

Jeremías 29:11 | “Yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes”

“Sé muy bien lo que tengo en mente para ustedes —afirma Jehová—. * Quiero que tengan paz, no calamidad. Quiero darles un futuro y una esperanza” (Jeremías 29:11, Traducción del Nuevo Mundo).

“Yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el SEÑOR—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza” (Jeremías 29:11, Nueva Versión Internacional).

Significado de Jeremías 29:11

Jehová les prometió a sus siervos que les tenía preparado un futuro pacífico. Aunque Dios les dirigió estas palabras a personas del pasado, todavía sigue pensando lo mismo. Él es “el Dios que da esperanza” (Romanos 15:13). De hecho, se encargó de que estas promesas estuvieran en la Biblia para que “tengamos esperanza” de un futuro mejor (Romanos 15:4).

Contexto de Jeremías 29:11

Estas palabras formaban parte de una carta para los israelitas que habían sido desterrados de Jerusalén a Babilonia (Jeremías 29:1). * En ella, Dios les dijo que estarían en Babilonia durante mucho tiempo y que, en vista de eso, construyeran casas, plantaran jardines y formaran familias (Jeremías 29:4-9). Pero Dios añadió: “Cuando se cumplan 70 años en Babilonia, yo dirigiré mi atención a ustedes y cumpliré mi promesa trayéndolos de vuelta a este lugar”, es decir, a Jerusalén (Jeremías 29:10). Así Dios les aseguró que no se olvidaría de ellos y que su esperanza de volver a su tierra se haría realidad (Jeremías 31:16, 17).

Dios cumplió su promesa. Tal como había dicho, el rey persa Ciro conquistó Babilonia (Isaías 45:1, 2; Jeremías 51:30-32). Y entonces Ciro permitió que los judíos regresaran a su tierra. Después de 70 años desterrados, volvían a estar en Jerusalén (2 Crónicas 36:20-23; Esdras 3:1).

El hecho de que la promesa de Jeremías 29:11 se haya cumplido nos llena de confianza. Dios cumplirá todas las demás promesas que ha hecho, como la de traer paz a toda la Tierra por medio del Reino de Dios en manos de Jesucristo (Salmo 37:10, 11, 29; Isaías 55:11; Mateo 6:10).

Ideas equivocadas sobre Jeremías 29:11

Lo que algunos creen: Dios tiene un plan para cada persona.

La verdad: Dios deja que cada uno decida lo que quiere hacer con su vida. Jehová dirigió las palabras de Jeremías 29:11 al conjunto de los israelitas desterrados en Babilonia. Él tenía en mente darles un futuro lleno de paz (Jeremías 29:4). Pero cada uno podía decidir por sí mismo si quería beneficiarse de esa promesa o no (Deuteronomio 30:19, 20; Jeremías 29:32). Los que decidieron buscar a Dios le oraron sinceramente, con todo el corazón (Jeremías 29:12, 13).

Lo que algunos creen: Dios hará que sus siervos tengan prosperidad material.

La verdad: En Jeremías 29:11, el término hebreo que algunas Biblias traducen como “prosperidad” o “bienestar” originalmente significa “paz, salud y bienestar”. El contexto aclara que Dios no estaba prometiéndoles riquezas o prosperidad material a los israelitas desterrados. Les estaba prometiendo paz y una vida tranquila. Seguirían existiendo como nación y algún día regresarían a Jerusalén (Jeremías 29:4-10).

Lea el capítulo 29 de Jeremías junto con las notas explicativas y las referencias a otros versículos.

^ párr. 1 Jehová es el nombre de Dios (Salmo 83:18).

^ párr. 4 Sobre Jeremías 29:11, una obra de consulta bíblica dice: “Es difícil encontrar en las Escrituras una promesa tan maravillosa como esta, una promesa que expresa la tierna compasión de Yahweh [Jehová] hacia estos exiliados y que por fin pone ante ellos una verdadera razón para ser optimistas y tener esperanza” (The Expositor’s Bible Commentary, volumen 7, página 360).