La respuesta que da la Biblia

La Biblia dice que María tuvo el privilegio singular de dar a luz a Jesús cuando aún era virgen. La Biblia profetizó este milagro en el libro de Isaías y registró su cumplimiento en los Evangelios de Mateo y Lucas.

En una profecía sobre el nacimiento del Mesías, Isaías predijo: “¡Miren! La doncella misma realmente quedará encinta, y va a dar a luz un hijo” (Isaías 7:14). Por inspiración divina, el escritor bíblico Mateo relacionó esta profecía de Isaías con la concepción de Jesús. Después de relatar que María quedó embarazada mediante un milagro, Mateo añadió: “Todo esto realmente pasó para que se cumpliera lo que Jehová había hablado por su profeta, que dijo: ‘¡Miren! La virgen * quedará encinta y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel’, que, traducido, significa: ‘Con Nosotros Está Dios’” (Mateo 1:22, 23).

El evangelista Lucas también registró el embarazo milagroso de María. Escribió que Dios envió al ángel Gabriel “a una virgen que estaba comprometida para casarse con un varón de nombre José, de la casa de David; y el nombre de la virgen era María” (Lucas 1:26, 27). Ella misma confirmó que era virgen. Después de escuchar que iba a ser la madre de Jesús, el Mesías, María preguntó: “¿Cómo será esto, puesto que no estoy teniendo coito con varón alguno?” (Lucas 1:34).

 ¿Cómo pudo una virgen dar a luz?

El embarazo de María fue por medio del espíritu santo, es decir, mediante el poder de Dios en acción (Mateo 1:18). Gabriel le dijo a María: “Espíritu santo vendrá sobre ti, y poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso, también, lo que nace será llamado santo, Hijo de Dios” (Lucas 1:35). * Dios realizó un milagro y transfirió la vida de su Hijo al vientre de María. De este modo, Dios hizo que ella concibiera un hijo.

 ¿Por qué tenía Jesús que nacer de una virgen?

Dios escogió a una virgen para que Jesús tuviera un cuerpo humano perfecto y así pudiera salvar a la humanidad del pecado y la muerte (Juan 3:16; Hebreos 10:5). Dios transfirió la vida de Jesús al vientre de María. Después, el espíritu santo de Dios protegió el embrión de toda imperfección (Lucas 1:35).

De este modo, Jesús nació como ser humano perfecto, tal como lo había sido Adán antes de pecar. La Biblia afirma que Jesús “no cometió pecado” (1 Pedro 2:22). Siendo perfecto, Jesús podía pagar el rescate y salvar a la humanidad del pecado y la muerte (1 Corintios 15:21, 22; 1 Timoteo 2:5, 6).

 ¿Siguió María siendo virgen?

La Biblia no enseña que María fuera virgen toda su vida. Más bien, enseña que tuvo más hijos (Mateo 12:46; Marcos 6:3; Lucas 2:7; Juan 7:5).

La Biblia enseña que Jesús tuvo varios hermanos y hermanas.

 ¿Fue la concepción de Jesús la “Inmaculada Concepción”?

No. Según la Enciclopedia de la Religión Católica, la doctrina de la Inmaculada Concepción “sostiene que la Beatísima Virgen María, en el primer instante de su concepción, fué preservada de toda mancha de culpa original por singular gracia y privilegio de Dios Omnipotente”.

Sin embargo, la Biblia no enseña que María estuviera libre del pecado original (Salmo 51:5; Romanos 5:12). De hecho, María reconoció que era pecadora cuando ofreció el sacrificio para el perdón de los pecados que, según la Ley de Moisés, debían ofrecer las madres (Levítico 12:2-8; Lucas 2:21-24). En cuanto a la Inmaculada Concepción, la Enciclopedia Católica Online reconoce: “No es posible extraer de la Escritura pruebas directas, categóricas ni concluyentes sobre el dogma”. Se trata, por lo tanto, de una enseñanza católica.

 ¿Cómo deberíamos considerar a María?

María fue un excelente ejemplo de fe, obediencia, humildad y profundo amor a Dios. Está entre los siervos fieles de Dios a los que hacemos bien en imitar (Hebreos 6:12).

Pero, a pesar del singular papel que tuvo como madre de Jesús, la Biblia no enseña que debamos venerar a María ni orarle. Jesús nunca dio a su madre un trato especial ni tampoco les pidió a sus discípulos que lo hicieran. De hecho, aparte de los Evangelios y una referencia en el libro de Hechos, no se menciona a María en los otros 22 libros de lo que se conoce como el Nuevo Testamento (Hechos 1:14).

En la Biblia no hay registro de que los cristianos del siglo primero dieran a María un trato especial, y mucho menos de que la veneraran. La Biblia enseña que los cristianos deben adorar solo a Dios (Mateo 4:10).

^ párr. 10 La palabra hebrea que se traduce “doncella” en la profecía de Isaías es ʽalmáh, que se refiere a una muchacha, sea virgen o no. Sin embargo, bajo inspiración del espíritu santo, Mateo utilizó una palabra griega más específica: parthénos, que significa “virgen”.

^ párr. 13 A algunas personas no les parece bien usar la expresión “Hijo de Dios”, pues piensan que implica que Dios tuvo relaciones sexuales con una mujer. Sin embargo, eso no es lo que enseña la Biblia. Lo que sí dice es que Jesús es el “Hijo de Dios” y “el primogénito de toda la creación” porque fue el primero y el único que fue creado directamente por Dios (Colosenses 1:13-15). La Biblia también llama “hijo de Dios” al primer hombre, Adán, porque Dios lo creó (Lucas 3:38).