La respuesta que da la Biblia

La Biblia enseña que, de todos los seres vivos que hay en la Tierra, solo una cantidad limitada de humanos irá al cielo (Revelación [Apocalipsis] 14:1, 3). Allí serán reyes y sacerdotes junto con Jesús (Lucas 22:28-30; Revelación 5:9, 10). La gran mayoría de las personas resucitarán para vivir en la Tierra convertida en un paraíso (Salmo 37:11, 29).

La Biblia no dice en ningún lugar que haya un cielo para perros o para ninguna otra mascota. Esto tiene una explicación. Los animales no pueden dar los pasos necesarios para recibir la invitación de ir al cielo (Hebreos 3:1). Por ejemplo, no pueden obtener conocimiento ni demostrar fe ni obedecer los mandamientos de Dios (Mateo 19:17; Juan 3:16; 17:3). Además, solo los humanos fueron creados con la esperanza de vivir para siempre (Génesis 2:16, 17; 3:22, 23).

Para ir al cielo, primero hay que resucitar (1 Corintios 15:42). La Biblia menciona varias resurrecciones (1 Reyes 17:17-24; 2 Reyes 4:32-37; 13:20, 21; Lucas 7:11-15; 8:41, 42, 49-56; Juan 11:38-44; Hechos 9:36-42; 20:7-12). Pero todas estas resurrecciones fueron de humanos, no de animales.

 ¿Los animales tienen alma?

No. La Biblia enseña que tanto los animales como los humanos son almas (Números 31:28). Cuando Dios creó a Adán, el primer hombre, no le dio un alma, sino que “vino a ser alma viviente” (Génesis 2:7). El alma se compone de dos cosas: el “polvo del suelo” y “el aliento de vida”.

 ¿El alma muere?

Sí. La Biblia enseña que el alma muere (Levítico 21:11; Ezequiel 18:20). Cuando mueren, los animales y los humanos “vuelven al polvo” (Eclesiastés 3:19, 20). En otras palabras, dejan de existir. *

 ¿Los animales pecan?

No. El pecado es cualquier acción, sentimiento o pensamiento que vaya en contra de las normas de Dios. Para poder pecar, hay que tomar decisiones sobre cuestiones morales, pero los animales no tienen esa capacidad. Durante el tiempo limitado que tienen de vida, los animales se guían por instinto (2 Pedro 2:12). Cuando ese tiempo acaba, mueren, aunque no hayan pecado.

 ¿Qué piensa Dios sobre el maltrato a los animales?

Dios no aprueba el maltrato a los animales. Les dio a los humanos autoridad sobre los animales, pero no les dio permiso para maltratarlos (Génesis 1:28; Salmo 8:6-8). Dios se interesa por el bienestar de todos los animales, hasta de los pajaritos (Jonás 4:11; Mateo 10:29). Les pidió a sus siervos que cuidaran de los animales (Éxodo 23:12; Deuteronomio 25:4; Proverbios 12:10).

^ párr. 13 Si desea saber más, lea el capítulo 6 del libro ¿Qué nos enseña la Biblia?