Ir al contenido

¿De verdad se usó el sudario de Turín para envolver el cuerpo de Jesús?

La respuesta que da la Biblia

La Biblia no habla del sudario de Turín, también conocido como la sábana santa o el santo sudario. Se trata de una tela de lino que muchos creen que se usó para envolver el cuerpo de Jesucristo cuando lo enterraron. Por eso, algunas personas lo consideran una de las reliquias más importantes de la cristiandad. Actualmente, el sudario se conserva dentro de una urna de alta tecnología en una catedral de Turín (Italia).

¿Apoya la Biblia la idea de que el sudario de Turín sea auténtico? No.

Veamos tres características del sudario que no concuerdan con lo que la Biblia dice.

  1. El sudario es una sola tela que mide 4,42 metros (14 pies y 6 pulgadas) de largo y 1,13 metros (3 pies y 8 pulgadas) de ancho. Además, tiene una tira de 8 centímetros (3 pulgadas) cosida a lo largo.

    Lo que dice la Biblia: El cuerpo de Jesús no fue envuelto en una sola pieza de lino, sino en varias tiras de tela. De hecho, su cabeza estaba envuelta con otra tela. La Biblia dice que, después de la resurrección de Jesús, uno de sus apóstoles entró en la tumba vacía y “vio las vendas echadas, también el paño que había estado sobre la cabeza de él, no echado con las vendas, sino aparte” (Juan 20:6, 7).

  2. El sudario tiene unas marcas que supuestamente son manchas de sangre de un cuerpo sin lavar.

    Lo que dice la Biblia: Cuando Jesús murió, sus discípulos prepararon el cuerpo para el entierro según la costumbre de los judíos (Juan 19:39-42). Esta costumbre incluía lavar el cuerpo y ponerle aceites y especias antes del entierro (Mateo 26:12; Hechos 9:37). Por lo tanto, los discípulos de Jesús habrían lavado el cuerpo antes de envolverlo en las telas.

  3. El sudario “muestra, ligeramente impregnada, la imagen del cuerpo de un varón de frente y de espalda, como si el lienzo se hubiese doblado por la cabeza”, según el Diccionario abreviado Oxford de las religiones del mundo.

    Lo que dice la Biblia: Los discípulos hablaron sobre la muerte de Jesús, la tumba vacía y el testimonio de las mujeres que habían tenido una visión sobrenatural de unos ángeles, que dijeron que él estaba vivo (Lucas 24:15-24). Si el sudario hubiera estado en la tumba de Jesús, sin duda sus discípulos habrían hablado de eso y de las marcas en la tela. Sin embargo, la Biblia no dice nada sobre una conversación como esa.

¿Está bien venerar el sudario?

No. Aun si fuera auténtico, venerarlo estaría mal. Veamos unos principios bíblicos que lo demuestran.

  1. No es necesario. Jesús dijo: “Dios es un Espíritu, y los que lo adoran tienen que adorarlo con espíritu y con verdad” (Juan 4:24). Para adorar a Dios con verdad no hace falta utilizar reliquias o iconos religiosos.

  2. Está prohibido. Los Diez Mandamientos prohíben la idolatría (Deuteronomio 5:6-10). La Biblia también manda a los cristianos: “Guárdense de los ídolos” (1 Juan 5:21). Alguien pudiera decir que no considera el sudario un ídolo, sino un icono o un símbolo de su fe religiosa. Sin embargo, un icono se convierte en ídolo para la persona que lo venera. * Por lo tanto, la persona que desea agradar a Dios no daría devoción ni reverencia a ningún objeto, incluido el sudario.

^ párr. 15 Un ídolo es un objeto al que se le da devoción, ya sea una imagen, una representación o un símbolo.