La respuesta que da la Biblia

Aunque la Biblia no habla en detalle de los juegos de azar, sus principios nos ayudan a entender que para Dios son un pecado (Efesios 5:17). *

^ párr. 3 El juego solo se menciona directamente en la Biblia cuando los soldados romanos echaron suertes para ver quién se quedaba con la ropa de Jesús (Mateo 27:35; Juan 19:23, 24).