Ir al contenido

¿Puede ayudarme la Biblia a dejar de sentirme culpable?

¿Puede ayudarme la Biblia a dejar de sentirme culpable?

La respuesta que da la Biblia

Sí. La Biblia puede ayudarnos a manejar nuestros sentimientos de culpa (Salmo 32:1-5). Si cometimos un error y nos arrepentimos de verdad, Dios nos perdonará y nos ayudará a sentirnos mejor (Salmo 86:5). La Biblia nos muestra que los sentimientos de culpa a veces son buenos, pues nos ayudan a corregir una mala conducta y a tratar de evitarla (Salmo 51:17; Proverbios 14:9). Sin embargo, la Biblia nos dice que tengamos cuidado de no sentirnos demasiado culpables y que no pensemos que no tenemos remedio o que no valemos nada para Dios. Si somos demasiado duros con nosotros mismos, pudiéramos hacer que la tristeza nos “lleve a la desesperación” (2 Corintios 2:7, Dios habla hoy).

 ¿Qué puede hacernos sentir culpables?

Hay muchas cosas que pueden hacernos sentir culpables. Quizás hemos lastimado a alguien que queremos o no hemos hecho algo que creemos que deberíamos haber hecho. A veces puede que nos sintamos culpables, aunque en realidad no lo seamos. Por ejemplo, si nos exigimos demasiado, nos sentiremos culpables sin necesidad cada vez que no logremos cumplir nuestros objetivos. Por eso la Biblia nos anima a tener expectativas razonables (Eclesiastés 7:16).

 ¿Cómo puede manejar los sentimientos de culpa?

No deje que la culpa lo paralice. Haga lo que esté a su alcance para mejorar la situación. ¿Qué puede hacer?

  • Reconozca sus errores. Órele a Jehová * y pídale perdón (Salmo 38:18; Lucas 11:4). Puede estar seguro de que Dios lo escuchará si usted está verdaderamente arrepentido y se esfuerza por no volver a cometer el mismo error (2 Crónicas 33:13; Salmos 34:18). Jehová es el único que ve cómo somos realmente. Cuando él ve que de verdad nos esforzamos por corregir nuestra conducta, “como él es fiel y justo, perdona nuestros pecados” (1 Juan 1:9; Proverbios 28:13).

    Por supuesto, si le ha hecho daño a alguien, reconozca su error y pídale perdón de corazón. Puede que no sea fácil. Tendrá que ser valiente y humilde. Pero una disculpa sincera logra dos cosas: a usted se le quita un peso de encima, y además podrá hacer las paces (Mateo 3:8; 5:23, 24).

  • Medite en lo que dice la Biblia sobre la misericordia de Dios. Lea por ejemplo 1 Juan 3:19, 20. Allí dice que a veces “nuestro corazón nos condena”, es decir, que podemos ser demasiado duros con nosotros mismos y llegar a pensar que no merecemos el amor de Dios. Pero también dice que “Dios es más grande que nuestro corazón”. ¿Qué significa eso? Que él sabe todo de nosotros y conoce bien nuestros sentimientos y debilidades. También sabe que somos imperfectos y que tendemos a cometer errores (Salmo 51:5). * Por eso él no rechaza a quienes se arrepienten de verdad (Salmo 32:5).

  • Deje atrás el pasado. La Biblia contiene muchos relatos de hombres y mujeres que hicieron cosas malas pero que luego cambiaron. Un ejemplo fue Saulo de Tarso, quien llegó a ser conocido como el apóstol Pablo. Durante un tiempo perteneció al grupo religioso de los fariseos y persiguió con crueldad a los discípulos de Jesús (Hechos 8:3; 9:1, 2, 11). Cuando supo que en realidad estaba yendo en contra de Dios y del Mesías, o Cristo, se arrepintió, cambió y llegó a ser un cristiano ejemplar. Por supuesto, Pablo se sentía muy arrepentido de lo que había hecho, pero dejó atrás el pasado. Como Jehová le mostró gran misericordia, Pablo predicó con entusiasmo y nunca perdió de vista la esperanza de la vida eterna (Filipenses 3:13, 14).

 Textos bíblicos sobre la culpa y el perdón

Salmo 51:17: “Un corazón destrozado y aplastado, oh, Dios, no lo rechazarás”.

Significado: Dios es misericordioso. No lo rechazará si usted lamenta de corazón haberle ofendido.

Proverbios 28:13: “Al que esconde sus pecados no le irá bien, pero al que los confiesa y los abandona se le mostrará misericordia”.

Significado: Si le confesamos a Dios nuestros pecados y cambiamos, él nos perdonará.

Jeremías 31:34: “Yo perdonaré su error y no me acordaré más de su pecado”.

Significado: Cuando Dios nos perdona, nunca nos echa en cara nuestros errores. Él nos perdona de verdad.

^ párr. 4 La Biblia dice que el nombre de Dios es Jehová (Éxodo 6:3).

^ párr. 6 Como Adán pecó, todos hemos nacido con la tendencia a hacer cosas que están mal. Cuando él y su esposa, Eva, pecaron contra Dios, dejaron de ser perfectos y por lo tanto sus descendientes tampoco podrían serlo (Génesis 3:17-19; Romanos 5:12).