Ir al contenido

Ir al menú secundario

Testigos de Jehová

español

¿Es el Reino de Dios algo que se lleva en el corazón?

La respuesta que da la Biblia

El Reino de Dios no es sencillamente algo que los cristianos llevan en el corazón. * La Biblia indica claramente dónde está, pues lo llama “el reino de los cielos” (Mateo 4:17). También muestra que se trata de un verdadero gobierno que ya está rigiendo desde el cielo. Veamos.

  • El Reino de Dios tiene gobernantes, súbditos y leyes, así como la comisión de hacer que la voluntad de Dios se cumpla en el cielo y en la Tierra (Mateo 6:10; Revelación [Apocalipsis] 5:10).

  • El Reino de Dios gobernará a todos “los pueblos, grupos nacionales y lenguajes” de la Tierra (Daniel 7:13, 14). No es un gobierno elegido por el pueblo; Dios es quien lo ha nombrado y le ha dado autoridad para dirigir a la humanidad (Salmo 2:4-6; Isaías 9:7).

  • Jesús les dijo a sus apóstoles fieles que ellos estarían con él en el Reino de los cielos. ¿Para qué? Él mismo declaró: “Para que [...] se sienten sobre tronos”, es decir, para que fueran reyes junto con él (Lucas 22:28, 30).

  • El Reino de Dios acabará con sus enemigos (Salmo 2:1, 2, 8, 9; 110:1, 2; 1 Corintios 15:25, 26).

Así pues, la Biblia no enseña que el Reino de los cielos gobierne a través de nuestro corazón. En ese sentido, el Reino de Dios no es algo que se lleve en el corazón. Lo que sí enseña la Biblia es que las “buenas nuevas del reino” o “la palabra del reino” pueden y deben influir en nuestro corazón (Mateo 13:19; 24:14).

¿Pero no dijo Jesús: “El reino de Dios está dentro de ustedes”?

Ciertas versiones bíblicas traducen las palabras de Lucas 17:21 con expresiones como “el reino de Dios está dentro de ustedes” (Biblia Americana San Jerónimo). Por eso hay personas que piensan que el Reino de Dios está en el corazón. Sin embargo, para entender bien este versículo es imprescindible analizar el contexto.

Es imposible que el Reino de Dios estuviera en el corazón de los hombres que querían matar a Jesús

Para empezar, Jesús les dirigió esas palabras a los fariseos, un grupo de líderes religiosos que lo odiaban tanto que hasta planearon matarlo (Mateo 12:14; Lucas 17:20). ¿Quiso decir que aquellos hombres malvados tenían el Reino de Dios dentro de su corazón? De ningún modo, pues él mismo les dijo: “Por dentro están llenos de hipocresía y de desafuero” (Mateo 23:27, 28).

Otras traducciones de Lucas 17:21 comunican el verdadero sentido del texto. El Nuevo Testamento original declara: “El Reino de Dios está ya a vuestro lado mismo”, y la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras (con referencias) dice: “El reino de Dios está entre ustedes” (ver nota). Ahora bien, ¿en qué sentido estaba el Reino de los cielos al lado de los fariseos o entre ellos? En el sentido de que Jesús, quien ya había sido elegido por Dios para ser rey, estaba allí con ellos (Lucas 1:32, 33).

^ párr. 3 Muchas iglesias enseñan que el Reino de Dios está dentro de las personas, es decir, en su corazón. Por ejemplo, la Convención de Bautistas del Sur —una importante denominación protestante de Estados Unidos— declaró que el Reino de Dios es en parte “el reinado de Dios en el corazón y la vida de la persona”. Y en su libro Jesús de Nazaret, el papa Benedicto XVI dijo: “El Reino de Dios llega a través del corazón que escucha. Ese es su camino”.

 

Más información

PREGUNTAS SOBRE LA BIBLIA

¿Qué es el Reino de Dios?

Vea por qué el Reino de Dios supera a todos los gobiernos humanos.