Ir al contenido

Ir al menú secundario

Testigos de Jehová

español

¿Quién es Jehová?

La respuesta que da la Biblia

Jehová es el Dios verdadero de la Biblia, el Creador de todas las cosas (Revelación [Apocalipsis] 4:11). Lo adoraron los profetas Abrahán y Moisés, y también Jesús (Génesis 24:27; Éxodo 15:1, 2; Juan 20:17). Es el Dios de “toda la Tierra”, no de un solo pueblo (Salmo 47:2).

La Biblia dice que Dios tiene un nombre que solo le pertenece a él: Jehová (Éxodo 3:15; Salmo 83:18). Proviene de un verbo hebreo que significa “llegar a ser”. Algunos expertos opinan que este nombre significa “Él Hace que Llegue a Ser”. Esta definición encaja con el hecho de que Jehová creó todas las cosas y de que cumple todo lo que se propone (Isaías 55:10, 11). La Biblia también nos ayuda a conocer su personalidad, en especial su cualidad más sobresaliente, el amor (Éxodo 34:5-7; Lucas 6:35; 1 Juan 4:8).

El nombre Jehová es una traducción al español del nombre hebreo de Dios. Este se escribía con las cuatro letras del Tetragrámaton (יהוה), que se corresponden con las consonantes YHWH. Aunque se desconoce la pronunciación exacta de este nombre en hebreo antiguo, la forma Jehová se usa desde hace mucho en español. La primera traducción bíblica en este idioma que contiene el nombre de Dios es la de los Salmos de Juan de Valdés, de alrededor de 1537. *

¿Por qué no se sabe cómo se pronunciaba el nombre de Dios en hebreo antiguo?

El hebreo antiguo se escribía sin vocales, las cuales el lector añadía fácilmente durante la lectura. Sin embargo, una vez que se completaron las Escrituras Hebreas (Antiguo Testamento), algunos judíos se dejaron llevar por la creencia supersticiosa de que estaba mal pronunciar el nombre de Dios. Cuando leían en voz alta un texto que contenía el nombre divino, lo sustituían por expresiones como “Señor” o “Dios”. Con el paso de los siglos, esta superstición se extendió, y se acabó olvidando la pronunciación antigua. *

Hay quienes opinan que el nombre de Dios se pronunciaba “Yahweh” (“Yahvé”), mientras que otros sugieren otras posibilidades. En los Rollos del mar Muerto hay un fragmento de Levítico en griego en el que aparece el nombre de Dios transliterado “Iao”. Otros escritores griegos de tiempos antiguos también proponen las pronunciaciones “Iaé”, “Iabé” o “Iaoué”, pero no se puede demostrar que alguna de estas fuera la pronunciación que utilizaban en hebreo antiguo. *

Conceptos erróneos sobre el nombre de Dios en la Biblia

Lo que algunos creen: Las traducciones que utilizan el nombre “Jehová” lo tienen porque lo han añadido.

La verdad: El nombre de Dios en hebreo, representado con las cuatro letras del Tetragrámaton, aparece unas 7.000 veces en la Biblia. * La mayoría de las traducciones lo han eliminado sin ningún motivo y lo han sustituido por títulos como “Señor”.

Lo que algunos creen: El Dios todopoderoso no necesita un nombre exclusivo.

La verdad: Dios mismo hizo que los escritores de la Biblia pusieran su nombre miles de veces y manda a sus siervos que lo utilicen (Isaías 42:8; Joel 2:32; Malaquías 3:16; Romanos 10:13). Es más, condenó a los falsos profetas que intentaron que se olvidara su nombre (Jeremías 23:27).

Lo que algunos creen: Hay que seguir la tradición judía y quitar de la Biblia el nombre de Dios.

La verdad: Es cierto que algunos escribas judíos no pronunciaban el nombre divino. Pero no lo quitaron de las copias que hicieron de la Biblia. Sea como fuere, Dios no quiere que sigamos las tradiciones que nos hacen ir en contra de lo que él manda (Mateo 15:1-3).

Lo que algunos creen: El nombre de Dios no debe usarse en la Biblia porque no se conoce con exactitud cómo se pronunciaba en hebreo.

La verdad: Según este argumento, Dios espera que todo el mundo, hable el idioma que hable, pronuncie igual su nombre. Sin embargo, la Biblia indica que los siervos de Dios del pasado pronunciaban los nombres propios como era habitual en su idioma.

Veamos el caso del nombre del juez israelita Josué. Los cristianos del siglo primero que hablaban hebreo posiblemente decían “Yeshúa”, y los que hablaban griego, “Iesous”. En la Biblia aparece la traducción al griego de este nombre hebreo, lo cual demuestra que, como es lógico, los cristianos utilizaban los nombres propios que eran comunes en su idioma (Hechos 7:45; Hebreos 4:8).

Lo mismo puede aplicarse a la traducción del nombre de Dios. Lo que realmente importa no es su pronunciación exacta, sino que este nombre ocupe el lugar que le corresponde en la Biblia.

^ párr. 5 Juan de Valdés usa la forma “Iehova”. A medida que el idioma fue cambiando, también fue cambiando la forma de escribir el nombre de Dios. Por ejemplo, la traducción de los Salmos de Bernardino de Rebolledo, de 1661, usa la forma “Jehova”. La Biblia de Scío de San Miguel, de 1791, usa la forma “Iehováh” en las notas. La versión Torres Amat de 1824 usa la forma “Jehovah”, y la Reina-Valera de 1862, la forma “Jehová”.

^ párr. 7 La segunda edición de la New Catholic Encyclopedia, volumen 14, dice en las páginas 883, 884: “Algún tiempo después del Destierro, el nombre Yahweh comenzó a ser objeto de especial reverencia, de modo que surgió la costumbre de sustituirlo por las palabras ADONAI o ELOHIM”.

^ párr. 8 Encontrará más información en la sección 1 del folleto Guía para el estudio de la Palabra de Dios, titulada “El nombre de Dios en las Escrituras Hebreoarameas”.

^ párr. 11 Vea el Diccionario Teológico Manual del Antiguo Testamento, tomo I, columnas 970 y 971.