Ir al contenido

¿Qué significa la expresión “nacer de nuevo”?

La respuesta que da la Biblia

Esta expresión se refiere al nuevo vínculo que se establece entre Dios y la persona que vuelve a nacer (Juan 3:3, 7). Dios adopta a los que nacen de nuevo como a sus hijos (Romanos 8:15, 16; Gálatas 4:5; 1 Juan 3:1). Su situación es parecida a la de quienes han sido legalmente adoptados, pues cambian de estado y llegan a formar parte de la familia de Dios (2 Corintios 6:18).

¿Por qué es necesario que una persona nazca de nuevo?

Jesús dijo: “A menos que uno nazca de nuevo, no puede ver el reino de Dios” (Juan 3:3). Así que “nacer de nuevo” prepara a una persona para ser rey con Cristo en el Reino de Dios, que gobierna desde el cielo. Por eso, la Biblia presenta el “nuevo nacimiento” como la oportunidad de recibir una herencia que “está reservada en los cielos” (1 Pedro 1:3, 4). A los que nacen de nuevo, Dios les asegura que serán reyes y gobernarán con Jesús (2 Timoteo 2:12; 2 Corintios 1:21, 22).

¿Cómo se nace de nuevo?

Cuando Jesús habló del tema, dijo que estas personas nacerían “del agua y del espíritu” (Juan 3:5). Esta expresión se refiere al bautismo en agua, seguido del bautismo con espíritu santo (Hechos 1:5; 2:1-4).

Jesús fue la primera persona que nació de nuevo. Fue bautizado en el río Jordán, y después Dios lo ungió o bautizó con espíritu santo. Entonces, Jesús volvió a nacer como su hijo espiritual, con la esperanza de vivir otra vez en el cielo (Marcos 1:9-11). Dios hizo realidad esa esperanza cuando lo resucitó como ser espiritual (Hechos 13:33).

Otras personas que nacen de nuevo también son bautizadas en agua antes de recibir el espíritu santo (Hechos 2:38, 41). * Al recibirlo, tienen la firme esperanza de que vivirán en el cielo cuando Dios los resucite (1 Corintios 15:42-49).

Conceptos erróneos sobre la idea de nacer de nuevo

Lo que algunos creen: Una persona tiene que nacer de nuevo para obtener la salvación o para ser cristiano.

La verdad: El sacrificio de Cristo hace posible la salvación no solo para los que nacen de nuevo y reinarán con él en el cielo, sino también para los que vivirán en la Tierra bajo el Reino de Dios (1 Juan 2:1, 2; Revelación [Apocalipsis] 5:9, 10). Ese segundo grupo de cristianos tiene la oportunidad de vivir para siempre en la Tierra hecha un paraíso (Salmo 37:29; Mateo 6:9, 10; Revelación 21:1-5).

Lo que algunos creen: Cada persona puede decidir si nacerá de nuevo.

La verdad: Todos tenemos la oportunidad de ser amigos de Dios y obtener la salvación (1 Timoteo 2:3, 4; Santiago 4:8). Sin embargo, es Dios quien escoge a los que nacerán de nuevo, o serán ungidos con espíritu santo. Según la Biblia, nacer otra vez “no depende del que desea ni del que corre [es decir, del que se esfuerza], sino de Dios” (Romanos 9:16). La expresión “nacer de nuevo” también se puede traducir por “ser engendrado desde arriba”, lo que confirma que es Dios quien los selecciona (Juan 3:3, nota).

^ párr. 9 El caso de Cornelio y los de su casa fue una excepción (Hechos 10:44-48).