Ir al contenido

¿Qué es el cielo?

La respuesta que da la Biblia

La palabra cielo se usa en la Biblia para referirse básicamente a 1) los cielos físicos, 2) los cielos espirituales y 3) una posición elevada o superior. El contexto nos ayuda a saber el sentido correcto. *

  1. Los cielos físicos. Cuando la Biblia habla de los cielos, en ocasiones se refiere a la atmósfera terrestre, donde soplan los vientos y vuelan los pájaros, donde están las nubes que producen lluvia y nieve, y donde resplandece el relámpago (Salmo 78:26; Proverbios 30:19; Isaías 55:10; Lucas 17:24). También puede hacer alusión al espacio sideral, donde están “el sol y la luna y las estrellas” (Deuteronomio 4:19; Génesis 1:1).

  2. Los cielos espirituales. El término cielo también se refiere a la región espiritual, un nivel de existencia más elevado que el universo físico y que está fuera de este (1 Reyes 8:27; Juan 6:38). Allí habitan Jehová, que es “un Espíritu”, y los ángeles que él creó (Juan 4:24; Mateo 24:36). A veces, “los cielos” se personifican para representar a los ángeles fieles, “la congregación de los santos” (Salmo 89:5-7).

    En la Biblia también se usan las palabras cielo o cielos para indicar la parte de la región espiritual en la que reside Jehová, es decir, su “morada” (1 Reyes 8:43, 49; Hebreos 9:24; Revelación [Apocalipsis] 13:6). Por ejemplo, en las Escrituras se predijo que Satanás y los demonios serían echados del cielo, es decir, ya no se les permitiría presentarse ante Jehová. Sin embargo, permanecerían en el mundo espiritual (Revelación 12:7-9, 12).

  3. Una posición elevada o superior. La Biblia usa el término cielo como símbolo de una posición elevada o superior, por lo general, de un gobierno o autoridad. Esta posición puede estar ocupada por alguna de las siguientes figuras:

¿Cómo es el cielo?

El mundo espiritual es un hervidero de actividad. Está habitado por cientos de millones de espíritus que hacen la voluntad de Jehová (Salmo 103:20, 21; Daniel 7:10).

La Biblia dice que el cielo es un lugar lleno de luz (1 Timoteo 6:15, 16). El profeta Ezequiel recibió una visión del cielo en la que todo era “resplandor”, y en otra visión Daniel contempló “una corriente de fuego” (Ezequiel 1:26-28; Daniel 7:9, 10). El cielo es un lugar santo, o limpio, y hermoso (Salmo 96:6; Isaías 63:15; Revelación 4:2, 3).

El cuadro que la Biblia pinta del cielo nos deja sin aliento (Ezequiel 43:2, 3). Aun así, los humanos no podemos entender bien cómo es el cielo, ya que el mundo espiritual está fuera del alcance de nuestros sentidos.

^ párr. 3 Parece que el término hebreo que se traduce “cielo” se deriva de una raíz que significa “estar alto, elevado” (Proverbios 25:3). Véase el Nuevo Comentario Ilustrado de la Biblia, página 11, y The New Brown, Driver, and Briggs Hebrew and English Lexicon of the Old Testament, página 1029.

^ párr. 9 La Cyclopedia de McClintock y Strong (volumen 4, página 122) comenta que los nuevos cielos mencionados en Isaías 65:17 significan “un nuevo gobierno, un nuevo reino”.