Ir al contenido

Ir al menú secundario

Testigos de Jehová

español

¿Cuál es la señal de “los últimos días” o de “los tiempos finales”?

La respuesta que da la Biblia

La Biblia describe algunas circunstancias y sucesos que ocurrirían en “la conclusión del [actual] sistema de cosas” o “fin del mundo” (Mateo 24:3; Dios habla hoy). Las Escrituras llaman a este período el “tiempo del fin” y “los últimos días”, o “los tiempos finales” (Daniel 8:19; 2 Timoteo 3:1; Nueva Biblia Española). Las profecías bíblicas explican algunas de las características de los últimos días. Son las siguientes:

  • Habría guerras a gran escala (Mateo 24:7; Revelación [Apocalipsis] 6:4).

  • Habría hambrunas (Mateo 24:7; Revelación 6:5, 6).

  • Habría grandes terremotos (Lucas 21:11).

  • Habría pestes, o epidemias de “enfermedades terribles” (Lucas 21:11, Biblia en Lenguaje Sencillo).

  • Aumentaría el crimen (Mateo 24:12).

  • La humanidad dañaría gravemente el planeta Tierra (Revelación 11:18).

  • Empeoraría la actitud de las personas y muchos serían “desagradecidos, desleales [...], no dispuestos a ningún acuerdo, calumniadores, sin autodominio, feroces, sin amor del bien, traicioneros, testarudos, hinchados de orgullo” (2 Timoteo 3:1-4).

  • Las familias se romperían porque habría gente que no tendría “cariño natural” e hijos que serían “desobedientes a los padres” (2 Timoteo 3:2, 3).

  • La mayoría de las personas dejaría de amar a Dios (Mateo 24:12).

  • Se verían grandes muestras de hipocresía religiosa (2 Timoteo 3:5).

  • Aumentaría la comprensión de las profecías bíblicas, incluidas las que tienen que ver con los últimos días (Daniel 12:4).

  • Se predicarían las buenas noticias del Reino por todo el mundo (Mateo 24:14).

  • En general, la gente sería indiferente e incluso se burlaría de las pruebas que muestran que el fin está muy cerca (Mateo 24:37-39; 2 Pedro 3:3, 4).

  • Se cumplirían todas estas profecías a la vez, no solo unas pocas o la mayoría de ellas (Mateo 24:33).

¿Vivimos en los últimos días?

Sí. Los sucesos mundiales y la cronología bíblica muestran que los últimos días comenzaron en 1914. Ese año, el Reino de Dios empezó a gobernar en el cielo. Una de las primeras cosas que hizo fue expulsar de allí al Diablo y sus demonios. Desde entonces, solo les ha permitido actuar en la Tierra (Revelación 12:7-12). La mala actitud y la conducta de las personas es una muestra de que Satanás influye en la humanidad. Por eso, los últimos días son “tiempos críticos” o “difíciles” (2 Timoteo 3:1).