La respuesta que da la Biblia

Hay peticiones que Dios no concede. Veamos dos tipos de oraciones que Dios podría pasar por alto.

1. Oraciones que se oponen a la voluntad divina

Dios no concede peticiones que vayan en contra de su voluntad o de sus normas, las cuales él mismo revela en la Biblia (1 Juan 5:14). Por ejemplo, las Escrituras condenan la avidez; es decir, el deseo insaciable de poseer algo, como el dinero. Y los juegos por dinero fomentan la avidez (1 Corintios 6:​9, 10). Así que Dios no escucha a quien le pide ayuda para ganar la lotería. Él no es como el genio de la lámpara, dispuesto a concedernos cualquier deseo. ¡Y qué alivio es saber que Dios no responde las oraciones de gente con malas intenciones! (Santiago 4:3.)

2. Oraciones de personas que siguen ofendiendo a Dios

Dios tampoco escucha las oraciones de quienes a propósito hacen cosas que lo ofenden. A unos siervos suyos que se empeñaban en desobedecerlo, Dios les dijo: “Aunque hagan muchas oraciones, no escucho; sus mismas manos se han llenado de derramamiento de sangre” (Isaías 1:15). Si ellos se hubieran arrepentido y hubieran tratado de conseguir su perdón, él habría escuchado sus oraciones (Isaías 1:18).