La respuesta que da la Biblia

Muchas personas han fundado iglesias a partir de ciertas enseñanzas de Jesús. Sin embargo, según la Biblia, solo hay una religión verdadera. Veamos tres razones que nos permiten llegar a esta conclusión.

  1. Jesús decía que lo que enseñaba era “la verdad”. Además, los primeros cristianos estaban convencidos de que la religión que practicaban era “la verdad” (Juan 8:32; 2 Pedro 2:2; 2 Juan 4; 3 Juan 3). De modo que quienes promueven creencias que están en contra de las enseñanzas de Jesús no pueden ser parte de la religión verdadera.

  2. La Biblia dice que los cristianos deben estar de acuerdo en todo lo que enseñan (1 Corintios 1:10). Sin embargo, muchas de las iglesias que dicen ser cristianas enseñan cosas diferentes. A veces ni siquiera se ponen de acuerdo en lo que significa ser cristiano. Estas religiones no pueden ser verdaderas (1 Pedro 2:21).

  3. Jesús predijo que muchos de los que dirían ser cristianos no obedecerían sus mandatos y que por eso él los rechazaría (Mateo 7:21-23; Lucas 6:46). Algunos líderes religiosos distorsionarían la verdad para engañar a las personas y aprovecharse de ellas (Mateo 7:15). Sin embargo, habría personas que seguirían a estos falsos maestros porque ellos les dirían lo que querían oír, y no las enseñanzas de la Biblia (2 Timoteo 4:3, 4).

En su ilustración sobre el trigo y la mala hierba, Jesús predijo que muchos estarían en contra de la religión verdadera (Mateo 13:24-30, 36-43). Por mucho tiempo habría tantos cristianos falsos que sería muy difícil encontrar cristianos verdaderos. Tal y como Jesús predijo, esa apostasía apareció tras la muerte de los apóstoles (Hechos 20:29, 30). A medida que las enseñanzas falsas o apóstatas se difundieron, aumentó la cantidad de personas que se desviaron de la verdad (2 Timoteo 2:18).

Jesús también predijo que con el tiempo la diferencia entre los cristianos falsos y los cristianos verdaderos se haría clara. Esto ha sucedido en nuestros días, es decir, durante el tiempo del fin (Mateo 13:30, 39).