Ir al contenido

¿Qué dice la Biblia sobre el don de hablar en lenguas?

La respuesta que da la Biblia

La expresión “hablar en lenguas” se refiere a la capacidad milagrosa que tenían algunos cristianos del siglo primero de hablar un idioma sin haberlo aprendido (Hechos 10:46). Quienes conocían el idioma podían entender con facilidad al que hablaba (Hechos 2:4-8). Este fue uno de los dones del espíritu santo que Dios les dio a los primeros cristianos (Hebreos 2:4; 1 Corintios 12:4, 30).

 ¿Dónde y cuándo empezó el don de hablar en lenguas?

La primera vez que ocurrió este milagro fue en Jerusalén, la mañana de la fiesta judía del Pentecostés del año 33. Unos 120 discípulos de Jesús estaban reunidos “y todos se llenaron de espíritu santo y comenzaron a hablar en lenguas diferentes” (Hechos 1:15; 2:1-4). Una multitud de personas “de toda nación” oyeron a los discípulos hablarles “en su propio lenguaje” (Hechos 2:5, 6).

 ¿Qué propósito tenía hablar en lenguas?

  1. Demostrar que Dios respaldaba a los cristianos. Anteriormente, Dios ya había demostrado con milagros que respaldaba a sus siervos fieles, como a Moisés (Éxodo 4:1-9, 29-31; Números 17:10). Hablar en lenguas tenía el mismo propósito: mostrar que Dios respaldaba a la congregación cristiana recién formada. El apóstol Pablo escribió: “Las lenguas son para una señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos” (1 Corintios 14:22).

  2. Capacitar a los cristianos para dar un testimonio completo. Quienes escucharon a los discípulos de Jesús en Pentecostés dijeron: “Los oímos hablar en nuestras lenguas acerca de las cosas magníficas de Dios” (Hechos 2:11). Así que otro propósito importante de este don era capacitar a los cristianos para que pudieran dar “testimonio cabal” y hacer “discípulos de gente de todas las naciones”, tal como Jesús les había mandado (Hechos 10:42; Mateo 28:19). Unas tres mil personas que vieron este milagro y escucharon el testimonio de los discípulos se hicieron cristianas ese mismo día (Hechos 2:41).

 ¿Sería un don permanente?

No. Los dones del espíritu santo, incluido el don de hablar en lenguas, eran temporales. La Biblia predijo: “Sea que haya dones de profetizar, serán eliminados; sea que haya lenguas, cesarán” (1 Corintios 13:8).

 ¿Cuándo desapareció ese don?

Por lo general, los dones del espíritu santo se transmitían a otros cristianos en presencia de los apóstoles, quienes normalmente imponían sus manos sobre ellos (Hechos 8:18; 10:44-46). Al parecer, aquellos que recibían de los apóstoles los dones del espíritu no los transmitían a otros. (Hechos 8:5-7, 14-17). Pongamos un ejemplo. Puede que un empleado del gobierno conceda una licencia de conducir a una persona, pero esa persona no tiene la autoridad legal para concedérsela a otra. Del mismo modo, el don de hablar en lenguas desapareció cuando murieron los apóstoles y quienes habían recibido de ellos ese don.

 ¿Qué hay de quienes afirman hablar en lenguas hoy día?

Está claro que el don milagroso de hablar en lenguas desapareció hacia finales del siglo primero. Hoy día, nadie podría afirmar con razón que Dios le ha concedido el don de hablar en lenguas. *

 ¿Cómo se puede saber quiénes son los cristianos verdaderos?

Jesús dijo que el amor desinteresado identificaría a sus discípulos (Juan 13:34, 35). El apóstol Pablo también enseñó que el amor sería una característica de los cristianos verdaderos (1 Corintios 13:1, 8). Además, indicó que el espíritu santo haría que los cristianos demostraran las cualidades que forman parte del “fruto del espíritu”. La primera de estas cualidades es el amor (Gálatas 5:22, 23).