Ir al contenido

¿Son las experiencias al borde de la muerte indicios de una vida en el más allá?

La respuesta que da la Biblia

Muchas personas que han estado al borde de la muerte afirman que abandonaron su cuerpo o que vieron una luz brillante o un hermoso lugar. Según cierta obra, hay quienes consideran dichas experiencias “un vistazo privilegiado de otra dimensión” (Recollections of Death). Aunque la Biblia no menciona nada sobre tales vivencias, presenta una verdad fundamental que deja claro que no son visiones de la otra vida.

Los muertos no tienen conciencia de nada.

Respecto a los muertos, la Biblia dice: “Ellos no tienen conciencia de nada en absoluto” (Eclesiastés 9:5). Cuando alguien muere, no pasa a otro plano, o dimensión, sino que deja de existir. La creencia de que el alma sigue viviendo tras la muerte del cuerpo no proviene de la Biblia (Ezequiel 18:4). Así que ningún recuerdo de una experiencia cercana a la muerte puede ser una vista anticipada del cielo, del infierno o del más allá.

Lo que nos enseña el relato de Lázaro.

Pensemos en el relato bíblico de Lázaro, quien llevaba cuatro días muerto cuando Jesús lo resucitó (Juan 11:38-​44). Si él hubiera estado disfrutando de la vida en el más allá, ¿no habría sido cruel traerlo de nuevo a este mundo? Es más, en caso de que Lázaro hubiera tenido alguna experiencia después de la muerte, de seguro la habría contado. Y la Biblia no dice nada al respecto. Cabe destacar que Jesús declaró que el difunto Lázaro estaba descansando, o durmiendo, con lo cual dejó claro que no estaba consciente de nada en absoluto (Juan 11:11-​14).