Ir al contenido

¿Creó Dios los distintos tipos de seres vivos mediante la evolución?

La respuesta que da la Biblia

No. La Biblia dice claramente que Dios creó a los humanos y los distintos “géneros” o tipos de seres vivos, * ya sean animales o plantas (Génesis 1:12, 21, 25, 27; Apocalipsis 4:11). La Biblia explica que toda la familia humana viene de nuestros primeros padres, Adán y Eva (Génesis 3:20; 4:1). No apoya la teoría de la evolución teística, es decir, la teoría de que Dios usó la evolución para crear los distintos tipos de seres vivos. Por otro lado, la Biblia no contradice lo que ha observado la ciencia sobre las variaciones que pueda haber dentro de un mismo género. *

 ¿Qué creen algunas personas?

La expresión evolución teística puede referirse a distintas cosas. Según la Encyclopædia Britannica, se refiere a que “la selección natural es uno de los mecanismos que Dios usa para dirigir el mundo natural”.

La evolución teística también puede abarcar estas ideas:

  • Todos los organismos vivos tienen antepasados comunes que existieron hace mucho tiempo.

  • Una forma de vida puede evolucionar hasta convertirse en otra forma de vida totalmente diferente. Este concepto se conoce como macroevolución.

  • De alguna manera, es Dios quien controla estos procesos.

 ¿Es la teoría de la evolución compatible con lo que dice la Biblia?

Si la evolución teística fuera cierta, el relato de Génesis sobre la creación no sería del todo exacto. Pero Jesús habló de ese relato como una verdad histórica (Génesis 1:26, 27; 2:18-24; Mateo 19:4-6). La Biblia dice que Jesús, antes de venir a la Tierra, vivía con Dios en el cielo y lo ayudó a crear “todas las cosas” (Juan 1:3). Por eso la idea de que Dios usó la evolución para crear las distintas formas de vida no es compatible con lo que enseña la Biblia.

 ¿Es el hecho de que los seres vivos se adapten a su entorno una prueba de la evolución?

La Biblia no explica hasta qué punto puede cambiar un género o tipo de ser vivo, ni cuántas variaciones puede sufrir. Tampoco contradice el hecho de que los animales y plantas que Dios creó puedan sufrir cambios al reproducirse o adaptarse a nuevos entornos. Algunos ven esos cambios como una forma de evolución, pero la verdad es que esas variaciones no producen ninguna forma de vida nueva.

^ párr. 1 La Biblia usa la palabra género, que tiene un significado mucho más amplio que la palabra especie tal y como la usan los científicos. Muchas veces lo que los científicos llaman evolución de una nueva especie es en realidad una variación dentro del mismo género, que es la palabra que aparece en el relato de Génesis.

^ párr. 1 Estas variaciones a veces se conocen como microevolución.