Ir al contenido

¿Tiene el dinero la culpa de todos los males?

La respuesta que da la Biblia

No. La Biblia no dice que el dinero sea malo, ni tampoco que detrás de todo lo malo esté el dinero. Hay un refrán que dice “El dinero es la fuente de todos los males”, y la gente piensa que ese refrán sale de la Biblia. ¿Pero es así? No exactamente. En realidad, la Biblia dice: “El amor al dinero es la raíz de todos los males” (1 Timoteo 6:10, Reina-Valera, 2009, negritas nuestras). *

 ¿Qué dice la Biblia sobre el dinero?

La Biblia dice que, si lo usamos bien, el dinero puede ayudarnos, y hasta servirnos de protección (Eclesiastés 7:12). También habla muy bien de las personas que son generosas y ayudan a los demás con su dinero (Proverbios 11:25).

Pero, ojo, la Biblia nos recuerda que el dinero no debe ser el centro de nuestra vida. En Hebreos 13:5 dice: “Que su modo de vivir esté libre del amor al dinero, y estén contentos con las cosas que tienen”. ¿Cuál es la lección? Que el dinero tiene su lugar, pero nunca debe ser lo más importante. La clave es estar contentos con las cosas que de verdad necesitamos: comida, ropa y un techo (1 Timoteo 6:8).

 ¿Por qué es peligroso amar el dinero?

La gente avariciosa no recibirá la vida eterna (Efesios 5:5). Primero porque la avaricia es un tipo de idolatría, o adoración falsa (Colosenses 3:5). Y segundo porque, para conseguir lo que quieren, los avariciosos muchas veces pasan por alto las normas morales. De hecho, Proverbios 28:20 deja claro que “el que quiere hacerse rico de golpe no podrá mantener su inocencia”. Puede que sientan la tentación de cometer un fraude, de chantajear o extorsionar a alguien, o hasta de participar en un secuestro o un asesinato.

Y, aunque no hagamos nada malo, amar el dinero nos puede traer otros problemas. La Biblia advierte: “Los que están decididos a ser ricos caen en tentaciones y trampas, y son víctimas de muchos deseos insensatos y dañinos” (1 Timoteo 6:9).

 Las ventajas de hacer lo que dice la Biblia

Si siempre respetamos lo que Dios piensa y no rebajamos nuestros valores para conseguir dinero, no perderemos nuestra dignidad y él estará contento con nosotros. Es más, si nos esforzamos de verdad por tenerlo en cuenta, Dios nos promete: “Nunca te dejaré y jamás te abandonaré” (Hebreos 13:5, 6). Y nos asegura que “el hombre fiel recibirá muchas bendiciones” (Proverbios 28:20).

^ párr. 3 Este versículo también se ha traducido así: “El amor al dinero es raíz de todo tipo de males”.