Ir al contenido

“Cree en el Señor Jesús”. ¿Es eso suficiente para salvarse?

La respuesta que da la Biblia

Los cristianos creen en Jesús, creen que él murió por los pecados de todos nosotros (1 Pedro 3:18). Pero, para salvarse, hace falta más que solo creer que Jesús es nuestro Salvador. Los demonios también creen que Jesús es “el Hijo de Dios”, pero ellos no van a salvarse, sino que van a ser destruidos (Lucas 4:41; Judas 6).

 ¿Qué tengo que hacer para salvarme?

  • Creer que Jesús sacrificó su vida por nuestros pecados (Hechos 16:30, 31; 1 Juan 2:2). Eso incluye creer que Jesús realmente existió y que todo lo que la Biblia dice sobre él es cierto.

  • Aprender lo que de verdad enseña la Biblia (2 Timoteo 3:15). La Biblia dice que el apóstol Pablo y Silas le dijeron a un carcelero: “Cree en el Señor Jesús, y tú y tu casa serán salvados”. Y, después de eso, empezaron a enseñarle “la palabra de Jehová” (Hechos 16:31, 32). * Así que, para que el carcelero pudiera creer en Jesús, primero necesitaba aprender algunas cosas básicas de la Palabra de Dios. Necesitaba tener un conocimiento exacto de las Escrituras (1 Timoteo 2:3, 4).

  • Arrepentirse (Hechos 3:19). También tenemos que arrepentirnos, tenemos que sentirnos tristes por todas las cosas malas que hayamos hecho o pensado. Los que nos rodean deben ver claramente que estamos arrepentidos, que ya no hacemos cosas que ofenden a Dios, sino cosas que demuestran ese arrepentimiento (Hechos 26:20).

  • Bautizarse (Mateo 28:19). Jesús dijo que para ser su discípulo hay que bautizarse. El carcelero al que mencionamos antes se bautizó (Hechos 16:33). Lo mismo ocurrió después de que Pedro le enseñara la verdad sobre Jesús a un grupo de personas. La Biblia dice que “se bautizaron los que aceptaron de buena gana su mensaje” (Hechos 2:40, 41).

  • Obedecer a Jesús (Hebreos 5:9). Los discípulos de Jesús demuestran por su manera de vivir que obedecen todo lo que Jesús mandó (Mateo 28:20). Lo ponen en práctica, no se limitan a oírlo (Santiago 1:22).

  • Aguantar hasta el fin (Marcos 13:13). Los discípulos de Jesús “necesitan aguantar” para salvarse (Hebreos 10:36). Por ejemplo, el apóstol Pablo fue muy obediente a las enseñanzas de Jesús y muy leal a Dios, y lo fue desde el día que se hizo cristiano hasta el día que murió (1 Corintios 9:27).

 ¿Me puedo salvar si recito la oración del pecador?

En algunas religiones las personas recitan oraciones como la oración del pecador y la oración de salvación. En ellas suelen reconocer que son pecadoras y que creen que Jesús murió por sus pecados. También invitan a Jesús a entrar en su corazón y en su vida. Pero la Biblia no habla de la oración del pecador ni dice que haya que repetir oraciones como esa.

Algunos piensan que, si una persona recita la oración del pecador, tiene la salvación eterna asegurada. Pero ninguna oración garantiza la salvación. Somos humanos, y siempre estamos cometiendo errores (1 Juan 1:8). Por eso Jesús les enseñó a sus discípulos a pedir perdón por sus pecados una y otra vez (Lucas 11:2, 4). De hecho, algunos cristianos que tenían la esperanza de la salvación eterna perdieron esa oportunidad porque dejaron de servir a Dios (Hebreos 6:4-6; 2 Pedro 2:20, 21).

 ¿Cuál es el origen de la oración del pecador?

Los historiadores no se ponen de acuerdo sobre el origen de esta oración. Algunos dicen que esta tradición empezó durante la Reforma protestante. Otros creen que la oración del pecador empezó a rezarse durante los movimientos religiosos de los siglos dieciocho y diecinueve. Sea como sea, la Biblia no apoya esta práctica. Es más, es una práctica que va en contra de sus enseñanzas.

^ párr. 3 La Biblia enseña que el nombre de Dios es Jehová.