Ir al contenido

Ir al menú secundario

Testigos de Jehová

español

¿Qué es Babilonia la Grande?

La respuesta que da la Biblia

Babilonia la Grande, mencionada en el libro de Revelación, o Apocalipsis, es el conjunto de religiones falsas que hay en el mundo y que Dios rechaza (Revelación 14:8; 17:5; 18:21). * Aunque estas religiones son diferentes entre sí, de alguna manera todas apartan a la gente de la adoración al Dios verdadero, Jehová (Deuteronomio 4:35).

Claves para identificar a Babilonia la Grande

  1. Babilonia la Grande es un símbolo. La Biblia dice que es “una mujer” y una “gran ramera”, y que su nombre es “un misterio: ‘Babilonia la Grande’” (Revelación 17:1, 3, 5). Como el libro de Revelación está lleno de señales, es lógico pensar que Babilonia la Grande es un símbolo, no una mujer de carne y hueso (Revelación 1:1). Además, “se sienta sobre muchas aguas”, que representan “pueblos y muchedumbres y naciones y lenguas” (Revelación 17:1, 15). Una mujer literal no podría hacer eso.

  2. Babilonia la Grande representa una organización internacional. Se la llama “la gran ciudad que tiene un reino sobre los reyes de la tierra” (Revelación 17:18). Así que su influencia es internacional.

  3. Babilonia la Grande no es una entidad política ni comercial, sino religiosa. La antigua Babilonia era una ciudad muy religiosa, conocida por hacer maleficios y hechicerías (Isaías 47:1, 12, 13; Jeremías 50:1, 2, 38). De hecho, allí no se adoraba al Dios verdadero, Jehová; se practicaba la religión falsa (Génesis 10:8, 9; 11:2-4, 8). Los gobernantes de Babilonia eran arrogantes, creían que estaban por encima de Jehová y despreciaban la adoración a él (Isaías 14:4, 13, 14; Daniel 5:2-4, 23). Hoy, Babilonia la Grande también se caracteriza por practicar espiritismo, lo que indica que se trata de una organización religiosa (Revelación 18:23).

    Babilonia la Grande no puede ser una institución política porque “los reyes de la tierra” lloran su destrucción (Revelación 17:1, 2; 18:9). Tampoco puede representar el mundo comercial, pues la Biblia la distingue de “los comerciantes viajeros de la tierra” (Revelación 18:11, 15).

  4. Estela en la que aparece la imagen del rey de Babilonia Nabonido con los símbolos de una tríada compuesta por los dioses Sin, Istar y Shamash.

    Las características de Babilonia la Grande encajan con las de la religión falsa. En lugar de ayudar a las personas a acercarse al Dios verdadero, la religión falsa las impulsa a adorar a otros dioses. La Biblia describe esto como “ayuntamiento inmoral”, es decir, prostitución espiritual (Levítico 20:6; Éxodo 34:15, 16). Creencias y prácticas como la Trinidad, la inmortalidad del alma y la adoración de imágenes eran comunes en la antigua Babilonia y siguen formando parte de la religión falsa. Estas religiones dicen que adoran a Dios, pero aman al mundo de Satanás. Según la Biblia, quienes hacen esto cometen adulterio espiritual (Santiago 4:4).

    La Biblia dice que Babilonia la Grande está “vestida de púrpura y escarlata” y “adornada con oro y piedra preciosa y perlas”. Esta descripción encaja muy bien con las religiones falsas, las cuales presumen de sus riquezas (Revelación 17:4). “Las cosas repugnantes de la tierra”, que son las enseñanzas y las prácticas que deshonran a Dios, provienen de Babilonia la Grande (Revelación 17:5). Por otra parte, los “pueblos y muchedumbres y naciones y lenguas” mencionados en la Biblia y que apoyan a Babilonia la Grande son las personas que pertenecen a la religión falsa (Revelación 17:15).

Además, ella es culpable de la muerte “de todos los que han sido degollados en la tierra” (Revelación 18:24). A lo largo de la historia, la religión falsa ha promovido guerras y ha impulsado a la gente a cometer actos terroristas. Asimismo, no ha cumplido con su deber de enseñar a las personas la verdad acerca de Jehová, el Dios de amor (1 Juan 4:8). Todo esto ha provocado muchas muertes. Con razón, quienes desean agradar a Dios deben alejarse de la religión falsa (Revelación 18:4; 2 Corintios 6:14-17).

^ párr. 3 Vea el artículo “¿Cómo hallar la religión verdadera?”.