Ir al contenido

Ir al menú secundario

Testigos de Jehová

español

¿Qué es el arca del pacto?

La respuesta que da la Biblia

El arca del pacto era un cofre sagrado que hicieron unos israelitas de la antigüedad por mandato de Jehová y siguiendo sus instrucciones. En ella se guardaban las dos tablas de piedra del “Testimonio”, es decir, los Diez Mandamientos (Éxodo 25:8-10, 16; 31:18).

  • Cómo era. El cofre en sí mismo medía 2,5 codos de largo, 1,5 de ancho y 1,5 de alto (111 x 67 x 67 cm; 44 x 26 x 26 in). Era de madera de acacia y estaba revestido de oro puro tanto por dentro como por fuera. Además, lo coronaba un borde decorado. Su cubierta era de oro macizo y tenía un querubín de oro en cada extremo. Los querubines estaban uno frente al otro, con los rostros inclinados hacia la cubierta y las alas extendidas cubriendo el Arca. En cada una de las esquinas inferiores, sobre las patas, el cofre tenía un anillo de oro fundido. Y en estos anillos se insertaron dos largas varas de madera de acacia revestidas de oro a fin de transportarlo (Éxodo 25:10-21; 37:6-9).

  • Dónde estaba. El Arca se guardó en un compartimiento del tabernáculo, una enorme tienda desmontable que se usaba para adorar a Jehová y que se hizo en la misma época. Dicho compartimiento se llamaba el Santísimo y estaba separado por una cortina a fin de impedir que los sacerdotes y el pueblo vieran lo que había adentro (Éxodo 40:3, 21). Únicamente el sumo sacerdote podía entrar al Santísimo y ver el Arca, pero solo una vez al año, en el Día de Expiación (Levítico 16:2; Hebreos 9:7). Tiempo después se colocó en el Santísimo del templo de Salomón (1 Reyes 6:14, 19).

  • Para qué se utilizaba. El Arca servía para conservar ciertos artículos sagrados que recordaban a los israelitas el pacto que Dios había hecho con ellos en el monte Sinaí. También cumplía una función importante en la ceremonia del Día de Expiación (Levítico 16:3, 13-17).

  • Qué contenía. Los primeros objetos que se pusieron en el Arca fueron las dos tablas de piedra con los Diez Mandamientos (Éxodo 40:20). También se guardó en ella una jarra de oro con maná y la vara de Aarón que había florecido (Hebreos 9:4; Éxodo 16:33, 34; Números 17:10). Por lo visto, alguien quitó la jarra y la vara en algún momento, pues no estaban allí cuando el Arca se llevó al templo (1 Reyes 8:9).

  • Cómo se transportaba. Eran los levitas quienes debían llevar el Arca colocando las varas de acacia sobre sus hombros (Números 7:9; 1 Crónicas 15:15). Como las varas nunca se quitaban de los anillos, los levitas jamás tocaban el Arca (Éxodo 25:12-16). La cortina que separaba el Santísimo del próximo compartimiento, el Santo, se usaba para cubrir el Arca durante el transporte (Números 4:5, 6). *

  • Qué simbolizaba. El Arca era un símbolo de la presencia de Dios. Por ejemplo, la nube que aparecía sobre el Arca y sobre el campamento de Israel indicaba que Jehová estaba con el pueblo y que contaba con su bendición (Levítico 16:2; Números 10:33-36). Por eso, cuando el Arca se trasladó a Sión, el rey David pudo decir que Jehová moraba allí (Salmo 9:11). Además, la Biblia dice que el trono de Jehová descansaba “sobre los querubines” del Arca (1 Samuel 4:4; Salmo 80:1). Estos querubines eran en realidad una “representación del carro” de Jehová (1 Crónicas 28:18).

  • Qué nombres recibía. La Biblia da a este cofre sagrado varios nombres, entre ellos “el arca del testimonio”, “el arca del pacto”, “el arca de Jehová” y “el Arca de tu fuerza [la de Jehová]” (Números 7:89; Josué 3:6, 13; 2 Crónicas 6:41).

    Por su parte, a la cubierta se la llamaba “cubierta propiciatoria” o “lugar del Perdón” (1 Crónicas 28:11; La Biblia Latinoamérica). Recibía este nombre debido a la función especial que cumplía en el Día de Expiación, cuando el sumo sacerdote de Israel salpicaba sangre de los animales sacrificados “hacia la cubierta y delante de la cubierta”. Esta ceremonia tenía una función propiciatoria, es decir, servía para perdonar los pecados del sumo sacerdote y “su casa” y “de la entera congregación de Israel” (Levítico 16:14-17).

¿Todavía existe el arca del pacto?

No hay prueba de que aún exista. La Biblia muestra que el Arca ya no es necesaria, pues el pacto que representaba fue sustituido por “un nuevo pacto” basado en el sacrificio de Jesús (Jeremías 31:31-33; Hebreos 8:13; 12:24). También predijo que llegaría el momento en que el Arca no se hallaría en ninguna parte y ni siquiera se echaría de menos (Jeremías 3:16).

En una visión que recibió después de que se estableciera el nuevo pacto, el apóstol Juan vio el Arca en el cielo (Revelación [Apocalipsis] 11:15, 19). En esta visión, el Arca representaba la presencia de Dios e indicaba que el nuevo pacto cuenta con su bendición.

¿Tenía el Arca poderes sobrenaturales?

No, y tampoco confería ningún poder a quien la tuviera. Por ejemplo, los israelitas tenían el Arca en su campamento cuando lucharon contra la ciudad de Hai, y aun así perdieron porque uno de ellos no había sido fiel (Josué 7:1-6). Más adelante fueron derrotados por los filisteos a pesar de haber llevado el Arca a la batalla. En esta ocasión la derrota se debió a que dos sacerdotes —Hofní y Finehás— estaban desobedeciendo a Jehová (1 Samuel 2:12; 4:1-11). En esa batalla, los filisteos se llevaron el Arca, pero Dios los azotó con plagas hasta que la devolvieron (1 Samuel 5:11–6:5).

Otros datos del arca del pacto

Año (a. de C.)

Qué sucedió

1513

Bezalel y sus ayudantes la construyen utilizando los materiales que los israelitas habían donado (Éxodo 25:1, 2; 37:1).

1512

Moisés dirige la ceremonia de inauguración del Arca, el tabernáculo y el sacerdocio (Éxodo 40:1-3, 9, 20, 21).

1512 - después del 1070

Cambia de lugar varias veces (Josué 18:1; Jueces 20:26, 27; 1 Samuel 1:24; 3:3; 6:11-14; 7:1, 2).

Después del 1070

El rey David la traslada a Jerusalén (2 Samuel 6:12).

1026

Se coloca en el templo de Salomón, en Jerusalén (1 Reyes 8:1, 6).

642

El rey Josías la devuelve al templo (2 Crónicas 35:3). *

Antes del 607

Es posible que alguien se la llevara del templo. No figura en la lista de objetos que se llevaron a Babilonia tras la destrucción del templo en el 607 ni en los que devolvieron a Jerusalén años después (2 Reyes 25:13-17; Esdras 1:7-11).

63

Tras la conquista de Jerusalén, el general romano Pompeyo declaró que el Arca no estaba en el Santísimo del templo. *

^ párr. 8 En ciertas ocasiones, los israelitas no siguieron estas instrucciones y lo pagaron muy caro (1 Samuel 6:19; 2 Samuel 6:2-7).

^ párr. 31 La Biblia no dice cuándo, por qué ni quién se la había llevado de allí.

^ párr. 35 Vea Historias, de Tácito, libro 5, párrafo 9.