Aprender sobre personajes, lugares e historias de la Biblia no tiene por qué ser aburrido.