¿Por qué debemos escuchar lo que se dice en las reuniones?