Cuando Jesús nos gobierne, viviremos en paz para siempre.