¿Cómo dejamos que Jehová nos entrene?