Ir al contenido

Testigos de Jehová

Seleccionar idioma español

¿Cómo puedo dejar de sentirme tan solo?

Lo que puedes hacer

1. Concéntrate en tus puntos fuertes (2 Corintios 11:6). Es bueno estar al tanto de cuáles son tus defectos, pero sin duda tienes mucho que ofrecer. Si estás consciente de tus puntos fuertes, te sentirás más seguro, podrás librarte de la mala opinión que tienes de ti mismo y vencer la soledad. Pregúntate: “¿Cuáles son mis puntos fuertes?”. Piensa en tus virtudes y habilidades.

2. Interésate por los demás. Comienza interesándote por unas cuantas personas. Jorge dice: “El simple hecho de preguntarle a alguien cómo está o qué tal le va en el trabajo puede ayudarte a conocerlo mejor”.

Tú puedes acortar la distancia que te separa de los demás

Una sugerencia: No te limites a hablar con gente de tu edad. Algunas de las grandes amistades que se mencionan en la Biblia surgieron entre personas con una gran diferencia de edad, como Rut y Noemí, David y Jonatán, y Timoteo y Pablo (Rut 1:16, 17; 1 Samuel 18:1; 1 Corintios 4:17). Por cierto, recuerda que una conversación es un diálogo entre dos personas, no un monólogo. A la gente le gusta que la escuchen. Y si eres tímido, este es un punto a tu favor, pues no tienes que llevar el peso de la conversación.

3. Aprende a ponerte en el lugar de los demás (1 Pedro 3:8). Aunque no estés de acuerdo con alguien, ten paciencia y deja que diga lo que piensa. Céntrate en las cosas en las que sí concuerdas. Y si opinas algo diferente y crees que debes decirlo, hazlo con tacto y con calma.

Una sugerencia: Háblales a los demás como te gustaría que te hablaran a ti. Si discutes constantemente, te ríes de la gente y la insultas o la criticas con aires de superioridad, nadie querrá estar a tu lado. Caerás mucho mejor si sigues el siguiente consejo bíblico: “Sean siempre amables e inteligentes al hablar” (Colosenses 4:6, La Palabra de Dios para Todos).