Algunos especialistas bíblicos explican la importancia que tuvo un manuscrito antiguo en la decisión de restituir el nombre divino, Jehová, en las Escrituras Griegas Cristianas.