Rafika se unió a un grupo revolucionario para luchar contra la injusticia. Pero luego descubrió la promesa bíblica de que el Reino de Dios traerá paz y justicia a la Tierra.