Ir al contenido

Ir al menú secundario

Testigos de Jehová

español

LOS JÓVENES PREGUNTAN

¿Me parezco a la típica chica que sale en la tele?

¿Cómo es la típica adolescente de la tele?

 Mira estas dos listas de palabras y contesta las preguntas que aparecen abajo.

Lista 1

Lista 2

Inmadura

Responsable

Rebelde

Obediente

Sexualmente activa

Casta

Superficial

Sensata

Chismosa

Prudente

Pícara

Honesta

  1. ¿Qué características describen a las chicas que ves en la tele, el cine o las revistas?

  2. ¿Cómo te gustaría que te describieran a ti?

Si para responder a la pregunta 1 elegiste palabras de la primera lista, y para responder a la pregunta 2, palabras de la segunda lista, significa que no quieres ser la típica adolescente que se ve en la tele. Tú aspiras a algo más. ¡Y no eres la única!

“En las películas, las adolescentes casi siempre son rebeldes y malcriadas. Como si en la vida real todas las chicas fuéramos unas irresponsables, que vivimos obsesionadas con nuestra imagen y que de cualquier cosa hacemos un drama.” (Erin)

“Las adolescentes del cine y la televisión se creen el centro del universo y están siempre pendientes de su imagen, de su ropa, de su popularidad y de los chicos.” (Natalie)

“Es muy raro que presenten a una chica divertida que no beba, que no se acueste con nadie y que no sea una hija rebelde. Cuando aparece alguien que no hace todas estas cosas, la pintan como si fuera una monja.” (María)

Pregúntate: “¿Qué refleja mi forma de actuar, de hablar y de vestir: lo que soy en realidad, o que soy una copia de lo que veo en la tele?”.

Lo que debes saber

  •   Muchas chicas no se dan cuenta de que están siguiendo el modelo que vende la televisión; creen que ellas mismas son las que deciden cómo ser. “Eso es lo que le pasa a mi hermanita —dice una joven llamada Karen—. Quiere hacer creer a los demás que solo le importan los chicos y la ropa. Pero yo sé que es inteligente y que se preocupa por cosas más importantes. Lo que pasa es que se hace la tonta para ser, según ella, como todas las demás. ¡Y eso que solo tiene 12 años!”

    La Biblia dice: “Cesen de amoldarse a este sistema de cosas” (Romanos 12:2).

  • No todas las chicas quieren ser como la típica adolescente que presentan los medios. Alexis, de 15 años, comenta: “En las series y películas, las adolescentes son unas bobas que solo piensan en sí mismas y se pasan el día haciendo tonterías, pero creo que la mayoría de las chicas somos mucho más inteligentes y maduras. Tenemos cosas más importantes que hacer que andar soñando con chicos guapos”.

    La Biblia dice: Las “personas maduras [...] tienen sus facultades perceptivas entrenadas para distinguir tanto lo correcto como lo incorrecto” (Hebreos 5:14).

  • Es a las grandes compañías a quienes les conviene que seas como la típica chica de la televisión. Las grandes compañías en el campo de la moda, la tecnología y el entretenimiento lanzan productos y campañas que atraen a jovencitos que ni siquiera alcanzan la adolescencia. Y es que saben que esto les garantiza ganancias a largo plazo. Una obra sobre niñas de estas edades señala: “Los publicistas les dan a entender a las jovencitas que si no tienen lo último en ropa, accesorios, cosméticos y tecnología, nunca serán populares. Muchas niñas se ven constantemente expuestas a anuncios seductores mucho antes de que sean capaces de comprender en qué consiste la seducción” (12 Going on 29).

    La Biblia dice: “Las cosas que ofrece la gente del mundo no vienen de Dios, sino de los pecadores de este mundo. Y estas son las cosas que el mundo nos ofrece: los malos deseos, la ambición de tener todo lo que vemos, y el orgullo de poseer [y exhibir] muchas riquezas” (1 Juan 2:16, Traducción en lenguaje actual).

Piensa en esto: ¿Quién sale ganando si te obsesionas con usar las marcas más famosas de ropa? ¿Quién se beneficia si te empeñas en conseguir el último modelo de teléfono tan solo para impresionar a tus amigos? ¿Crees que a las empresas de veras les importas tú?

Lo que puedes hacer

  •   Aprende a cuestionar la imagen que te venden los medios. Conforme vas creciendo, vas desarrollando la capacidad de ver más allá de las apariencias. Usa esa capacidad para ver hasta qué grado te está afectando la imagen de la típica adolescente que presentan los medios. Alana, de 14 años, dice: “La típica chica de la tele lleva más maquillaje que ropa. Y quienes las imitan no se dan cuenta de que esa forma de arreglarse les queda muy mal; en vez de parecer mujeres atractivas y sofisticadas, parecen chiquillas desesperadas”.

  • Decide por ti misma la clase de persona que quieres ser. Una vez que hagas esto, trázate objetivos. De las palabras que aparecen al principio de este artículo, piensa otra vez en las que te gustaría que te describieran a ti. ¿Por qué no te pones la meta de cultivar esas cualidades? La Biblia declara: “Vístanse de la nueva personalidad, que mediante conocimiento exacto va haciéndose nueva según la imagen de Aquel que la ha creado” (Colosenses 3:10). ¿Te fijaste? No dice “según la imagen que promocionan los publicistas”.

  • Busca un buen modelo de conducta. Lo podrías encontrar incluso en alguien de tu familia, como tu mamá o tu tía. O tal vez en alguna amiga o conocida que se comporte con madurez. Además, en las congregaciones de los testigos de Jehová hay muchas mujeres ejemplares (Tito 2:3-5).

Sugerencia: Lee en el libro Ejemplos de fe, también disponible en jw.org/es, las historias de algunas mujeres de tiempos bíblicos a las que podrías imitar, como Rut, Ana, Abigail, Ester, María y Marta.

Más información

LOS JÓVENES PREGUNTAN

¿Está mal que me preocupe tanto por mi apariencia?

Si no estás a gusto con tu imagen, ¿qué puedes hacer para no preocuparte más de la cuenta?