Ir al contenido

Ir al menú secundario

Testigos de Jehová

español

¿Cómo mejorar mis calificaciones?

Lo que puedes hacer

Mantén una actitud positiva. No te des por vencido: no pienses que eres incapaz de salir adelante. Cada vez que te venga un pensamiento negativo, sustitúyelo por otro positivo. Eso fue lo que hizo el apóstol Pablo. Cuando la gente, tal vez sin razón, criticó su forma de expresarse en público, él contestó: “Aunque yo sea inexperto en el habla, ciertamente no lo soy en conocimiento” (2 Corintios 10:10; 11:6). Pablo conocía sus puntos débiles, pero también sus puntos fuertes. ¿Y tú? ¿Conoces tus puntos fuertes? ¿O crees que no tienes ninguno? ¿Por qué no le preguntas a un adulto en quien confíes? Él te dirá cuáles son y cómo sacarles el mejor partido.

Adquiere buenos hábitos de estudio. Para aprender, no hay atajos: tarde o temprano vas a tener que estudiar. Claro, esta palabra le resulta desagradable a más de uno. Sin embargo, lo cierto es que te conviene estudiar. Y si pones de tu parte, puede que hasta termine gustándote. Lo primero que debes hacer es organizar bien tu tiempo. No olvides que tus estudios son una prioridad. Es verdad que la Biblia dice que hay “tiempo de reír” y “tiempo de dar saltos” (Eclesiastés 3:1, 4; 11:9). Y como cualquier otro joven, es natural que quieras divertirte. Pero ten presente la advertencia de Eclesiastés 11:4: “El que está vigilando el viento no sembrará; y el que está mirando las nubes no segará”. ¿Qué quiere decir esto? Que estudiar es más importante que divertirse. Pero no te preocupes, ya verás que tendrás tiempo para todo.

Así como levantar pesas fortalece los músculos, adquirir buenos hábitos de estudios te ayudará a mejorar tu desempeño académico.

 

Más información

¡DESPERTAD!

¿Soy un fracaso?

¿Vives atado a sentimientos de ineptitud o al miedo al fracaso?