Ir al contenido

Ir al menú secundario

Testigos de Jehová

español

LOS JÓVENES PREGUNTAN

¿Cómo puedo controlar mi mal genio?

 Test

  • ¿Te enfadas mucho?

    • Casi nunca

    • De vez en cuando

    • Todos los días

  • ¿Cuánto te enfadas?

    • No mucho

    • Mucho

    • Tanto que me hierve la sangre

  • ¿Con quién es más probable que te enfades?

    • Uno de tus padres

    • Tu hermano o hermana

    • Un amigo

Si te enojas con facilidad, este artículo es para ti. Primero, veamos por qué es importante que te mantengas tranquilo cuando alguien te provoque.

 Por qué es importante

Por tu bien. Proverbios 14:30 dice: “Un corazón calmado es la vida del organismo”. Por otro lado, la revista Journal of Medicine and Life declara que “la ira puede provocar enfermedades del corazón”.

Por tus amigos. La Biblia aconseja: “No seas amigo del que se enoja con facilidad, ni te acerques al que se molesta fácilmente” (Proverbios 22:24. La Palabra de Dios para Todos). El mal genio hará que la gente se aleje de ti. Así piensa una joven llamada Jasmine. Ella comenta: “Si no aprendes a controlar tu genio, te perderás la oportunidad de tener buenas amistades”.

Por tu reputación. “Si siempre pierdes el control —comenta Ethan, de 17 años—, todos se enterarán y tendrán una mala opinión de ti.” Pregúntate: ¿cómo quiero que se me conozca? ¿Como una persona pacífica o como una bomba a punto de explotar? La Biblia dice: “El que mantiene la calma es inteligente; el que se enoja fácilmente es un tonto” (Proverbios 14:29, La Palabra de Dios para Todos).

Nadie quiere estar con alguien con un carácter explosivo

 Lo que puedes hacer

Piensa en los siguientes textos bíblicos y comentarios, y responde las preguntas.

  • Proverbios 29:22: “El que es violento e impulsivo, provoca peleas y comete muchos errores” (Dios habla hoy).

    “Cuando era adolescente, me costaba mucho controlar mi mal genio. La familia de mi padre tiene el mismo problema. Decimos que lo llevamos en la sangre. Tenemos un genio muy difícil de controlar.” (Kerri)

    ¿Me enfado con facilidad? ¿Por qué cuando señalan mis buenas cualidades el mérito es mío, pero cuando me señalan mis defectos culpo a la genética?

  • Proverbios 15:1: “La respuesta, cuando es apacible, aparta la furia, pero la palabra que causa dolor hace subir la cólera”.

    “La clave está en aprender a controlar tus emociones. Si te esfuerzas por ser una persona amable y te centras en lo positivo, no tendrás problemas en controlar tu genio.” (Daryl)

    Cuando me provocan, ¿por qué es importante la manera en la que respondo?

  • Proverbios 26:20: “Donde no hay leña, se apaga el fuego”.

    “Cuando respondo con calma, la otra persona normalmente se tranquiliza y entonces podemos conversar mejor sin que la situación se nos vaya de las manos.” (Jasmine)

    ¿Cómo añade más leña al fuego lo que hago o lo que digo?

  • Proverbios 22:3: “El que es inteligente ve el peligro y lo evita; el que es tonto sigue adelante y sufre las consecuencias.” (Traducción en lenguaje actual)

    “A veces, simplemente necesito irme y darme tiempo para pensar en lo que pasó. Cuando ya estoy más tranquilo trato de resolver la situación.” (Gary)

    ¿Qué puedo hacer para alejarme de una situación tensa sin dar la impresión de que estoy dejando plantada a la otra persona?

  • Santiago 3:2: “Todos tropezamos muchas veces”.

    “Debemos arrepentirnos de nuestros errores, pero también aprender de ellos. Si nos caemos, tenemos que ponernos de pie, decididos a hacerlo mejor la próxima vez.” (Kerri)

Sugerencia: Ponte la meta de mantenerte tranquilo durante cierto período de tiempo. Un mes, por ejemplo. Escribe en un diario tu progreso.

Más información

¡DESPERTAD!

Cómo controlar tu carácter

Te presentamos cinco consejos de la Biblia que te ayudarán a controlar tu carácter.

LA ATALAYA

La perspicacia: clave para conservar la calma

Un episodio de la vida del rey David nos enseña cómo controlar las emociones cuando alguien o algo nos ofende o nos provoca.

PREGUNTAS SOBRE LA BIBLIA

¿Nos oye Dios cuando le pedimos ayuda?

¿Le importan a Dios nuestros problemas?