Ir al contenido

Ir al menú secundario

Testigos de Jehová

español

LOS JÓVENES PREGUNTAN

¿Debería ampliar mi círculo de amigos?

“Me siento cómodo con mis amigos más cercanos, pero me cuesta mucho relacionarme con otros” (Alan).

“Tengo solo unos cuantos amigos, pero eso me gusta. No se me da bien eso de hablar con gente que no conozco” (Sara).

¿Te pasa a ti lo mismo? ¿Tienes tu grupo inseparable de amigos pero se te hace difícil hacer nuevas amistades?

¡Pues tienes que leer este artículo!

 ¿Es malo tener un grupo íntimo de amigos?

No, no tiene nada de malo. Es más, cuando tienes un grupo de amigos íntimos, te sientes a gusto; sientes que te quieren tal y como eres.

“Caerles bien a los demás y ser parte de un grupo te hace sentir muy bien. Cuando eres joven, solo quieres que los demás te acepten” (Karen, de 19 años).

¿Sabías esto? Aunque Jesús tenía muchos amigos, entre ellos los 12 apóstoles, sus amigos más íntimos eran Pedro, Santiago y Juan (Marcos 9:2; Lucas 8:51).

Pero juntarse siempre con las mismas personas y cerrar la puerta a los demás, tiene algunas cosas negativas:

  • Puedes perder la oportunidad de hacer muy buenas amistades.

    “Si solo tienes amigos que sean como tú, perderás la oportunidad de vivir cosas nuevas y de conocer gente fantástica” (Evan, de 21 años).

  • Puedes dar a entender que te crees mejor que los demás.

    “Si tienes un grupo exclusivo de amigos, podrías dar la impresión de que no te importan los demás” (Sara, de 17 años).

  • Puedes acabar haciéndole bullying a alguien.

    “Tal vez jamás se te ocurriría hacerle bullying a alguien, pero si tus amigos lo hacen, te puede llegar a parecer bien, y hasta gracioso” (James, de 17 años).

  • Puedes meterte en problemas, especialmente si estás dispuesto a todo con tal de que el grupo no te rechace.

    “En un grupo pequeño, una sola persona puede llevar al resto a hacer cosas malas” (Martina, de 17 años).

 Lo que puedes hacer

  • Piensa en cuáles son tus valores.

    Pregúntate: “¿Qué valores morales tengo? ¿Me ayudan mis amigos a vivir de acuerdo con mis valores, o siento que con ellos es más difícil hacer lo que está bien? ¿Estoy dispuesto a hacer cualquier cosa con tal de seguir siendo amigo de ellos?”.

    Texto bíblico clave: “Las malas compañías echan a perder los hábitos útiles [o buenas costumbres]” (1 Corintios 15:33).

    “Cuando en tu grupo hay personas que no tienen las mismas normas morales que tú, tal vez acabes haciendo cosas que jamás hubieras hecho” (Ellen, de 14 años).

  • Piensa en qué es lo más importante para ti.

    Pregúntate: “¿Me siento tan unido a mis amigos que estaría dispuesto a dejar de hacer lo correcto con tal de no perder su amistad? ¿Qué haría si uno de mis amigos hace algo que no está bien?”.

    Texto bíblico clave: “A todos aquellos a quienes les tengo cariño los censuro” (Revelación [Apocalipsis] 3:19).

    “Si uno de tus amigos hace algo que está mal y no tienes claro a quién debes ser leal, podrías pensar que sería una traición decir algo” (Melanie, de 22 años).

  • Amplía tu círculo de amigos.

    Pregúntate: “¿Me vendría bien conocer mejor a otras personas?”.

    Texto bíblico clave: “No [estén] vigilando con interés personal solo sus propios asuntos, sino también con interés personal los de los demás” (Filipenses 2:4).

    “A veces, los chicos que no son tan populares tienen problemas en casa. Cuando los conoces mejor, casi siempre descubres que en realidad son geniales” (Brian, de 19 años).

Conclusión: No hay nada de malo en tener un grupo íntimo de amigos. Pero también tiene sus ventajas ampliar nuestro círculo de amistades e incluir a otras personas. La Biblia dice: “Practiquen el dar, y se les dará” (Lucas 6:38).

Vea también