Ir al contenido

AYUDA PARA LAS FAMILIAS | MATRIMONIOS

Dedíquense tiempo de calidad

 Muchos matrimonios tienen problemas de comunicación. Aunque pasen tiempo juntos, se les hace difícil hablar. ¿Por qué les pasa eso?

 Juntos pero distanciados. ¿Por qué?

  •  Estamos demasiado cansados”

     “Cuando por fin tenemos tiempo para estar juntos y hablar, o estoy demasiado cansada yo o está demasiado cansado él. Y, cuando estoy cansada, todo me molesta. Así que mejor nos ponemos a ver la tele” (Anna).

  •   “La tecnología nos roba el tiempo”

     “Internet y las redes sociales pueden robarte todo el tiempo. Puedo pasarme horas y horas ahí pegada, sin dirigirle la palabra a mi esposo. Y tal vez incluso acabemos cada uno en una habitación” (Katherine).

  •   “Tenemos intereses diferentes”

     “Mi esposo llega a casa y se pone a hacer cosas que le gustan, cosas que lo relajan. Y está bien, porque trabaja muy duro y se lo merece. Pero ojalá pasáramos más tiempo juntos” (Jane).

  •   “No paramos de trabajar”

     “Por culpa de la tecnología, ya no vemos claramente la línea que divide el trabajo y la vida familiar. Muchas veces estoy respondiendo mensajes o correos del trabajo cuando podría estar pasando tiempo con mi esposa” (Mark).

 Lo que pueden hacer

  •   Piensen que el tiempo de calidad que pasan juntos es una necesidad, no un lujo.

     Texto bíblico clave: Es necesario “que se aseguren de qué cosas son las más importantes” (Filipenses 1:10).

     Piensen en esto: ¿Demuestra lo que hacen que piensan que su matrimonio es más importante que su trabajo o sus hobbies? ¿O tiene que conformarse su pareja con las sobras de su tiempo y su atención?

     Sugerencia: Hagan planes para que puedan pasar tiempo juntos con frecuencia, no lo dejen a la casualidad.

     Me encanta cuando mi esposo hace planes para que hagamos algo los dos solos. Me hace sentir especial y me convence de que le gusta pasar tiempo conmigo. Eso me hace amarlo todavía más” (Anna).

  •   Aprendan a decirles a sus dispositivos electrónicos “Ahora no”.

     Texto bíblico clave: “Para todo hay un tiempo” (Eclesiastés 3:1).

     Piensen en esto: ¿Cuántas veces un mensaje de texto o una alerta le impiden darle toda su atención a su esposo o esposa?

     Sugerencia: Traten de comer juntos por lo menos una vez al día, y dejen sus teléfonos en otra habitación. Esos momentos son perfectos para que hablen de las cosas que les pasan todos los días.

  •   Si es posible, hagan juntos la compra y las tareas de la casa.

     Texto bíblico clave: “Mejor son dos que uno solo, porque tienen un mayor beneficio por su duro trabajo” (Eclesiastés 4:9).

     Piensen en esto: ¿Cuántas veces van por separado a hacer la compra o algún otro trámite?

     Sugerencia: Trabajen en equipo y ayúdense, hasta en las cosas en las que no hace falta que estén los dos.

     “Hacer la compra, lavar los platos, doblar la ropa, cuidar del patio o del jardín... En vez de ver estas cosas como simples tareas, véanlas como oportunidades para estar juntos” (Nina).

  •    Sean razonables y no esperen imposibles.

     Texto bíblico clave: “Que todos sepan que ustedes son personas razonables” (Filipenses 4:5).

     Piensen en esto: ¿Cómo pueden estar seguros de que no están pidiendo demasiado del otro?

     Sugerencia: Hablen del tema para saber qué es lo que necesita cada uno. Luego lleguen a un acuerdo y organicen su tiempo de forma que los dos estén contentos.

     “Mi esposo tiene muchísima energía, pero yo por mi salud tengo menos. A veces le digo que salga y haga cosas que lo ayuden a sentirse bien, y yo aprovecho para quedarme en casa. Así él hace el ejercicio que necesita y yo puedo descansar. Los dos salimos ganando” (Daniela).

 Ideas para analizar juntos

 Primero, respondan a estas preguntas cada uno por separado. Y luego hablen de lo que han respondido.

  •    ¿Diría que pasan suficiente tiempo juntos?

  •   ¿Qué cosas de las que hace su pareja para pasar tiempo juntos agradece usted?

  •   ¿Qué le gustaría que su pareja hiciera diferente?

  •   ¿Cuántas veces le pasa que, por culpa del teléfono o la tablet, no escucha atentamente a su pareja cuando le habla?

  •   ¿Qué pueden hacer para demostrar que son razonables en lo que esperan el uno del otro?

  •   ¿Qué cambios podrían hacer esta misma semana para pasar más tiempo juntos y centrados el uno en el otro?