Ir al contenido

AYUDA PARA LAS FAMILIAS | PADRES

Cómo puede guiar a sus hijos

 Lo que debe saber

En algunas culturas los hijos están muy unidos a sus padres y suelen pedirles ayuda y consejos. Pero en otras culturas prefieren apoyarse en sus amigos.

Cuando los hijos se apoyan en los consejos de sus amigos, terminan perdiéndoles el respeto a sus padres. Y, para cuando son adolescentes, los padres quizás sientan que sus opiniones ya no valen nada. ¡Lógico! Si los hijos han pasado tanto tiempo con otros niños, podría decirse que los criaron sus amigos y no sus padres.

¿Por qué es tan fácil para los hijos conectar con sus amigos y desconectarse de sus padres? Veamos algunas razones.

  • Los compañeros de clase. Cuando pasan la mayor parte del tiempo con sus compañeros, acaban sintiéndose muy unidos a ellos. Y al final les importa más lo que piensan ellos que lo que piensan sus padres. Con la adolescencia, este sentimiento suele hacerse más fuerte.

    A los hijos debería importarles más la opinión de sus padres que la de sus amigos

  • Pasan menos tiempo juntos. En muchas familias, vuelven a casa después de las clases y se encuentran con que no hay nadie, tal vez porque los padres están trabajando.

  • La cultura juvenil. Cuando llegan a la adolescencia, están totalmente integrados en una cultura que tiene sus propias normas sobre cómo vestir, hablar o comportarse. A menudo, lo que sus amigos opinan de ellos es más importante que lo que opinan sus padres.

  • La publicidad. Muchos productos y entretenimiento están creados solo para ellos. Eso hace que la brecha entre padres e hijos cada vez sea más grande. El doctor en psicología Robert Epstein dijo: “Si desapareciera la cultura juvenil, muchas empresas multimillonarias se irían directamente a la quiebra”. *

 Lo que puede hacer

  • Esté muy presente en la vida de sus hijos

    La Biblia dice: “Estas palabras que te estoy mandando hoy tienen que estar en tu corazón, y tienes que inculcarlas en tus hijos y hablar de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes” (Deuteronomio 6:6, 7).

    Está bien que sus hijos tengan amigos, pero esos amigos nunca deberían ocupar el lugar de usted como padre. La buena noticia es que, según los expertos, la mayoría de los niños y adolescentes respetan a sus padres y buscan su aprobación. Si usted está presente en la vida de sus hijos y mantiene una relación estrecha con ellos, lo que usted piense les importará más que lo que piensen sus amigos.

    “Hay que pasar tiempo con los hijos. Tienes que hacer con ellos cosas de todos los días, como cocinar, limpiar o hasta hacer las tareas escolares. Y también cosas divertidas, como jugar a algo, ver películas o la tele. No puedes pensar que basta con dedicarles de vez en cuando un par de horas de ‘tiempo de calidad’. La calidad no compensa la cantidad” (Lorraine).

  • Ayude a sus hijos a tener amigos de todas las edades

    La Biblia dice: “La tontedad está atada al corazón del joven” (Proverbios 22:15, nota).

    A algunos padres les gusta que sus hijos tengan muchos amigos de su edad y se lleven bien con ellos. Pero ¡cuidado! Para madurar, los hijos necesitan amigos de otras edades. Además, recuerde que son los padres los que están mejor preparados para guiar y aconsejar a sus hijos.

    “Puede que los amigos de tus hijos sepan mucho de algunas cosas, pero saben poco de la vida y no tienen la experiencia necesaria para ayudar a otros jóvenes a tomar buenas decisiones. Los hijos que les hacen caso a sus padres van madurando correctamente, de acuerdo a su edad” (Nadia).

  • Guíelos

    La Biblia dice: “El que anda con los sabios se hará sabio” (Proverbios 13:20).

    Sus hijos irán creciendo, pero siempre les vendrá bien pasar tiempo con usted. Sea un buen ejemplo para ellos.

    “Los padres son el referente más importante para los hijos. Si los hijos aprenden a querer y respetar a sus padres, querrán ser como ellos cuando sean mayores” (Katherine).

^ párr. 13 Del libro Teen 2.0—Saving Our Children and Families From the Torment of Adolescence (Adolescencia 2.0: cómo salvar a nuestros hijos y familias del tormento de la adolescencia).