Ir al contenido

¿CASUALIDAD O DISEÑO?

La piel inteligente del pepino de mar

El pepino de mar es un animal que vive en el fondo marino o en los arrecifes de coral. Su cuerpo puede ser arrugado e incluso espinoso. Es increíblemente flexible, y en cuestión de minutos o hasta segundos puede pasar de ser blando como la cera a ser rígido como un tronco. Esto le permite colarse por grietas muy estrechas y entonces endurecerse y evitar que sus depredadores lo puedan sacar de allí. Su secreto está en la piel.

Piense en lo siguiente: La piel del pepino de mar puede tener tres estados: rígido, semirrígido y blando. Si se necesita endurecer la piel, el pepino activa unas proteínas que unen las fibras de su piel. Pero, si lo que se necesita es ablandarla, entonces activa otras proteínas que separan esas fibras.

Para endurecer la piel, las proteínas forman pequeños puentes o uniones entre las fibras. Para ablandarla, otras proteínas liberan esas fibras. La piel del pepino de mar puede hacerse tan blanda que parece que se derrite.

Los científicos están desarrollando materiales que imiten esta característica de la piel del pepino de mar. Entre otras cosas, quieren crear electrodos para emplearlos en la cirugía cerebral que sean suficientemente rígidos para colocarlos en un punto preciso, pero que después se ablanden. Si los electrodos tuvieran estas características, se reducirían las probabilidades de que el cuerpo los rechazara.

¿Qué le parece? ¿Es la inteligencia de la piel del pepino de mar resultado de la casualidad o del diseño?