Ir al contenido

¿CASUALIDAD O DISEÑO?

La piel del calderón o ballena piloto

Los percebes y otros organismos que crecen en los cascos de los barcos son un gran problema para las compañías marítimas. La incrustación biológica o bioincrustación, como se conoce a este fenómeno, reduce la velocidad de las naves, provoca un mayor consumo de combustible y exige que tengan que ser retiradas para su limpieza cada cierto tiempo. Los científicos buscan una solución en la naturaleza para este problema.

Piense en lo siguiente: Las investigaciones han revelado que la piel del calderón común o ballena piloto de aleta larga (Globicephala melas) tiene la capacidad de limpiarse por sí misma. Está cubierta de crestas microscópicas, llamadas nanocrestas, que son tan diminutas que no permiten que las larvas de los percebes puedan agarrarse. El espacio que hay entre estas crestas está lleno de un gel que ataca a las algas y a las bacterias. El calderón segrega gel continuamente a medida que cambia de piel.

Los científicos quieren adaptar este sistema de autolimpieza a los cascos de las embarcaciones. Hasta ahora se ha estado usando pintura antincrustante. Pero la pintura más usada se prohibió recientemente por ser tóxica para la vida marina. La solución que dan los investigadores es cubrir el casco de los barcos con una malla metálica sobre unos orificios que segregan una sustancia química que no daña el medio ambiente. Cuando esta sustancia entra en contacto con el agua del mar, se espesa hasta convertirse en un gel viscoso y crea una “piel” o capa de unos 0,7 milímetros (0,03 pulgadas) de grosor que cubre todo el casco. Con el tiempo, esta “piel” se desprende llevándose cualquier organismo que se hubiera quedado adherido. Luego, el sistema produce una nueva capa de gel para cubrir el casco.

Los percebes reducen la velocidad de los barcos y son difíciles de eliminar.

Los ensayos de laboratorio han demostrado que este sistema podría reducir hasta 100 veces la incrustación biológica en los barcos. Y esto sería un gran avance para las empresas navieras, pues llevar un barco a dique seco para limpiarlo es muy costoso.

¿Qué le parece? ¿Es esta característica de la piel del calderón resultado de la evolución o del diseño?