Ir al contenido

Testigos de Jehová

Seleccionar idioma español

¿CASUALIDAD O DISEÑO?

El mecanismo de limpieza de la hormiga carpintera

La limpieza es esencial para que un insecto pueda volar, trepar y obtener información de su entorno. Por ejemplo, si las antenas de una hormiga están sucias, le resultará más difícil moverse, comunicarse y detectar olores. Por eso, el zoólogo Alexander Hackmann dice: “Nunca hallaremos un insecto sucio”. Y luego añade que los insectos “saben cómo eliminar la contaminación de superficie”.

Piense en lo siguiente: Hackmann y sus colegas estudiaron el mecanismo de limpieza que usa una especie de hormiga carpintera (Camponotus rufifemur) para limpiarse las antenas. Descubrieron que esas hormigas se limpian las antenas pasándolas por una especie de pinza que forman con las patas delanteras. Así eliminan partículas de suciedad de diferentes tamaños. La “pinza” tiene filamentos gruesos que les permiten quitar los restos de suciedad más grandes. Los restos pequeños los eliminan con una especie de cepillo fino que tiene las cerdas separadas a una distancia que coincide con el grosor de los pelitos de la antena. Y, para eliminar las partículas diminutas de suciedad (hasta 80 veces más pequeñas que el diámetro de un cabello humano), usan otro “cepillo” con cerdas todavía más finas.

Vea cómo se limpia las antenas una hormiga carpintera.

Hackmann y su equipo de trabajo creen que este mecanismo de limpieza de la hormiga podría tener varios usos en la industria. Por ejemplo, se podría usar un método parecido para mantener la limpieza durante el proceso de fabricación de componentes y semiconductores microelectrónicos, ya que la más mínima contaminación puede provocar defectos en estos productos delicados.

¿Qué le parece? ¿Es el extraordinario mecanismo de limpieza de la hormiga carpintera resultado de la evolución o del diseño?