Ir al contenido

Ir al índice

¿Fue Pedro el primer papa?

¿Fue Pedro el primer papa?

“El cardenal Jorge Mario Bergoglio S. I. ha sido elegido Sumo Pontífice, 265 sucesor de Pedro.” (VATICAN INFORMATION SERVICE, CIUDAD DEL VATICANO, 13 DE MARZO DE 2013)

“El obispo de Roma tiene el derecho de primacía sobre la Iglesia universal dado que es el sucesor de San Pedro, quien recibió de Jesucristo esta prerrogativa.” (LA PRIMAUTÉ DE L’ÉVEQUE DE ROME DANS LES TROIS PREMIERS SIÈCLES [LA PRIMACÍA DEL OBISPO DE ROMA EN LOS PRIMEROS TRES SIGLOS], DE VINCENT ERMONI, 1903)

“Si alguno, pues, dijere [...] que el Romano Pontífice no es sucesor del bienaventurado Pedro en el mismo primado, sea anatema [es decir, un excomulgado].” (PRIMER CONCILIO VATICANO, 18 DE JULIO DE 1870)

PARA millones de católicos de todo el mundo, la decisión de 1870 del primer Concilio Vaticano es un dogma de la Iglesia, una enseñanza clave. Pero lo que importa es saber si se trata de una enseñanza bíblica. Es más, ¿es el papa Francisco el sucesor del apóstol Pedro? ¿Y fue Pedro el primer papa?

“SOBRE ESTA PIEDRA EDIFICARÉ MI IGLESIA”

El decreto del Concilio Vaticano de 1870 se basó principalmente en su interpretación de Mateo 16:16-19 y Juan 21:15-17. Al leer las conversaciones entre Jesús y Pedro en estos pasajes y en otros relatos de la Biblia, vemos que el apóstol tuvo un papel clave en los inicios del cristianismo. De hecho, cuando se conocieron, Jesús predijo que Pedro mostraría tener cualidades como las de una piedra (Juan 1:42). Pero ¿le dio Jesús un puesto superior?

En Mateo 16:17, 18, leemos estas palabras de Jesús: “Y yo te digo: ‘Tú eres Pedro [nombre que significa “Un Trozo de Roca”], y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella’”. * ¿Estaba diciendo Jesús que Pedro, un humano, sería el fundamento de su “Iglesia” o congregación? ¿Estaría por encima del resto de los seguidores de Jesucristo? ¿Cómo interpretaron esas palabras los apóstoles que estaban escuchando? Los Evangelios muestran que, después de esa conversación, discutieron en varias ocasiones sobre quién de ellos era el más importante (Mateo 20:20-27; Marcos 9:33-35; Lucas 22:24-26). Si Jesucristo le hubiera dado un puesto superior a Pedro, ¿habría alguna duda de quién era el más importante de los apóstoles?

¿Qué entendió el propio Pedro con las palabras de Jesús? Al ser judío, sin duda conocía bien las profecías hebreas que hablaban de una “piedra” o “piedra angular” (Isaías 8:13, 14; 28:16; Zacarías  3:9). Cuando Pedro les escribió una carta a otros cristianos, les explicó que esa “piedra” de la que se había profetizado era el Señor Jesucristo, el Mesías. El apóstol utiliza el término griego petra para referirse exclusivamente a Cristo, precisamente la misma palabra que usó Jesús en Mateo 16:18 (1 Pedro 2:4-8).

El apóstol Pablo también fue un discípulo fiel de Jesucristo. ¿Creía él que Jesús le había otorgado cierta primacía a Pedro? Pablo reconoció el papel de Pedro en la congregación cristiana del primer siglo. Dijo que el apóstol estaba entre los que eran “considerados como columnas de la Iglesia”. Es decir, para Pablo había más de una columna (Gálatas 2:9). Además, si Jesús hubiera nombrado a Pedro cabeza de la congregación cristiana, ¿habría dicho Pablo que los demás cristianos lo consideraban una de las columnas de la Iglesia?

Cuando en una ocasión Pablo reprendió a Pedro porque no trataba igual a todas las personas, escribió luego de forma respetuosa pero directa: “Yo le hice frente porque su conducta era reprensible” (Gálatas 2:11-14). Esto muestra que para Pablo, Jesús no había fundado su Iglesia, o congregación, sobre Pedro ni sobre ningún otro hombre imperfecto. Más bien, sabía que el fundamento de la congregación era Jesucristo. Pablo estaba convencido de que “esa roca era Cristo” (1 Corintios 3:9-11; 10:4).

“TÚ ERES PEDRO...”

Entonces, ¿qué significan las palabras: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”? Para entender bien este pasaje, es necesario leer el contexto. ¿De qué estaban hablando Jesús y Pedro? Jesús acababa de preguntarles a sus discípulos: “¿Quién dicen que soy?”. Sin dudarlo ni un instante, Pedro contestó: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”. Jesús lo felicitó por su respuesta y agregó que edificaría su “Iglesia” o congregación sobre una “piedra” más sólida; la piedra en la  que Pedro acababa de expresar su fe: Jesucristo mismo (Mateo 16:15-18).

¿Qué significan las palabras “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”?

Fue por ello que muchos de los “Padres de la Iglesia” indicaron en sus escritos que la piedra mencionada en Mateo 16:18 es el Cristo. Por ejemplo, en el siglo quinto, Agustín de Hipona escribió: “El Señor dijo: ‘Sobre esta piedra edificaré mi Iglesia’; porque Pedro había dicho: ‘Tú eres Cristo, el Hijo del Dios vivo’. Y el Señor respondió: ‘Sobre esta piedra que tú confiesas, edificaré mi Iglesia’”. Agustín enfatizó en varias ocasiones que “la piedra era Cristo”.

Si Agustín y otros como él fueran juzgados según la doctrina actual de la Iglesia Católica, serían considerados herejes. De hecho, no serían los únicos. El teólogo suizo Ulrich Luz dice que muchos eruditos bíblicos modernos han llegado a la conclusión de que la “piedra” es Jesús, por lo que también serían considerados herejes por el Concilio Vaticano de 1870.

¿ES EL PAPA EL SUCESOR DE PEDRO?

El título “papa” era completamente desconocido para el apóstol Pedro. Lo cierto es que hasta el siglo noveno, fuera de Roma muchos obispos lo utilizaban para referirse a sí mismos. Además, el término casi no se usó como título oficial hasta el siglo once. Lo que es más, los primeros cristianos no creían que el apóstol Pedro hubiera recibido alguna primacía ni que esta se hubiera pasado a ningún sucesor. Por esto, el erudito alemán Martin Hengel llegó a la conclusión de que “no hay pruebas históricas ni teológicas para el ‘primado’ papal”.

Entonces, ¿fue Pedro el primer papa? ¿Tuvo sucesores en el cargo? ¿Es el dogma católico sobre la primacía papal una enseñanza bíblica? La única respuesta válida a cada una de estas preguntas es no. Jesucristo edificó sobre sí mismo su iglesia, la verdadera congregación cristiana (Efesios 2:20). Ahora nos toca a cada uno de nosotros responder a una importante pregunta: “¿He hallado la verdadera iglesia de Cristo?”.

^ párr. 8 Todas las citas de este artículo están tomadas de la Biblia El libro del Pueblo de Dios, que es la traducción disponible en la página oficial de Internet del Vaticano.