Ir al contenido

Ir al índice

¿Es posible conocer a Dios?

¿Es posible conocer a Dios?

“Dios es incomprensible.” (Filón de Alejandría, filósofo del primer siglo)

“[Dios] no está muy lejos de cada uno de nosotros.” (Palabras de Saulo de Tarso a filósofos atenienses del primer siglo)

¿CON cuál de estas dos declaraciones se siente más identificado? A muchos les gustan las palabras de Saulo, conocido como el apóstol Pablo. Esa idea les anima y consuela (Hechos 17:26, 27). En la Biblia hallamos otras declaraciones igual de animadoras. Por ejemplo, en una oración, Jesús aseguró que sus seguidores pueden llegar a conocer a Dios y recibir su bendición (Juan 17:3).

Por otra parte, filósofos como Filón opinaban de forma diferente. Dieron a entender que no se puede conocer a Dios porque es completamente incomprensible. Entonces, ¿cuál es la verdad?

La Biblia reconoce que hay aspectos de Dios que a los humanos nos cuesta entender. Entre ellos figuran su eterna existencia, su mente brillante y su inmensa sabiduría. Nada de eso se puede medir, calcular ni averiguar porque supera nuestra capacidad de comprensión. Pero desconocer esos detalles sobre Dios no impide que podamos llegar a conocerlo. Lo que es más, reflexionar precisamente en ellos nos permite acercarnos a nuestro Creador (Santiago 4:8). Analicemos unos pocos ejemplos de estos rasgos incomprensibles, y luego veremos otros que sí podemos entender.

 Características de Dios que no se pueden comprender

SU ETERNIDAD. La Biblia enseña que Dios existe “desde siempre y por toda la eternidad” (Salmo 90:2, Torres Amat). Es decir, no tuvo principio ni tendrá fin, existirá siempre. Desde la óptica humana, “tan grande es Dios que no podemos conocerlo, ni saber cuántos años tiene” (Job 36:26, Traducción en lenguaje actual).

Por qué importa. Dios nos promete que podremos tener vida eterna si lo conocemos bien (Juan 17:3). ¿Qué sentido tendría esa promesa si él mismo no viviera para siempre? Únicamente el “Rey de la eternidad” podría cumplir esa promesa (1 Timoteo 1:17).

SU MENTE. La Biblia enseña respecto a Dios que “su inteligencia no tiene límites” y que sabe mucho más que nosotros (Isaías 40:28, La Biblia Latinoamérica; 55:9). Con razón plantea esta pregunta: “¿Quién ha llegado a conocer la mente de Jehová, para que le instruya?” (1 Corintios 2:16).

Por qué importa. Dios tiene la capacidad de escuchar millones de oraciones al mismo tiempo (Salmo 65:2). No tenemos que temer que esté tan ocupado que no pueda prestarnos atención ni escuchar nuestras súplicas. Él hasta se entera de cuando muere un simple gorrión y en su Palabra nos asegura: “Ustedes valen más que muchos gorriones” (Mateo 10:29, 31).

SU MANERA DE HACER LAS COSAS. La Biblia enseña que nunca podremos descubrir “la obra que el Dios verdadero ha hecho desde el comienzo hasta el fin” (Eclesiastés 3:11). Es por eso que jamás sabremos todo acerca de Dios. La sabiduría con la que hace las cosas no se puede siquiera investigar (Romanos 11:33). Aun así, él está dispuesto a revelar esta información a quienes desean agradarle (Amós 3:7).

La eterna existencia del Creador, su mente brillante y su inmensa sabiduría no se pueden medir, calcular ni averiguar

Por qué importa. Si usted lee y estudia la Biblia, siempre estará aprendiendo algo nuevo acerca de Dios y sus caminos. Esto implica que por toda la eternidad podremos acercarnos más y más a él.

Lo que sí podemos saber

El hecho de que no podamos comprender todo sobre Dios no significa que no podamos llegar a conocerlo. En la Biblia hallamos abundante información que nos enseña mucho de él. Veamos algunos ejemplos.

SU NOMBRE. La Biblia enseña que Dios mismo escogió su nombre, pues dijo: “Yo soy Jehová. Ese es mi nombre”. Este nombre aparece más de siete mil veces en la Biblia, mucho más que cualquier otro (Isaías 42:8).

Por qué importa. En su oración modelo, Jesús dijo: “Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre” (Mateo 6:9). Por eso, use el nombre de Dios al orarle. Jehová está dispuesto a salvar a toda persona que respete su nombre (Romanos 10:13).

SU MORADA. La Biblia enseña que hay dos mundos: uno espiritual, en el que solo habitan criaturas espirituales, y otro físico, formado por la Tierra y el universo (Juan 8:23; 1 Corintios 15:44). La palabra cielos se usa en la Biblia para hacer referencia a la región espiritual. La morada del Creador está en esos cielos (1 Reyes 8:43).

 Por qué importa. Al saber esto, es más fácil entender cómo es Dios. El Creador no es una fuerza desconocida que está en todas partes. Jehová es una persona que vive en un lugar real. Pero desde allí ve todo, “no hay creación que no esté manifiesta a la vista de él” (Hebreos 4:13).

SU PERSONALIDAD. La Biblia enseña que Jehová tiene cualidades muy atrayentes. Por ejemplo, dice que “Dios es amor”, que nunca miente, y que es justo, misericordioso, compasivo y que no se enoja fácilmente (1 Juan 4:8; Tito 1:2; Éxodo 34:6; Hechos 10:34). Pero lo más sorprendente es que desea tener una “amistad íntima” con “los que lo respetan” (Salmo 25:14, Versión Israelita Nazarena).

Por qué importa. Imagínese: ¡usted puede ser amigo de Jehová! (Santiago 2:23.) A medida que vaya conociendo la personalidad de Jehová, entenderá mejor algunos relatos bíblicos.

“ÉL SE DEJARÁ HALLAR”

La Biblia describe muy bien cómo es Jehová Dios. Lejos de ser un misterio, es alguien que desea ser nuestro amigo. Su Palabra promete: “Si tú lo buscas, él se dejará hallar” (1 Crónicas 28:9). Si leemos la Biblia y meditamos en lo que dice, lograremos conocerlo, y él “se acercará” a nosotros (Santiago 4:8).

Si usted lee y estudia la Biblia, siempre estará aprendiendo algo nuevo acerca de Dios y de sus caminos

Tal vez piense que si no se puede comprender todo acerca del Creador, ser sus amigos es imposible. Pero piense en esto: ¿cree que para ser amigo de un cirujano hace falta tener el título de médico? ¡Para nada! Quizás el mejor amigo de un cirujano se dedique a algo completamente diferente. Pero eso no impide que sean buenos amigos si el amigo conoce cómo es el cirujano, qué le gusta y qué no. De igual modo, usted puede aprender qué clase de persona es Jehová, y eso es lo que necesita saber para ser su amigo.

Lejos de ofrecer una imagen borrosa del Creador, la Biblia da los detalles que necesitamos para conocerlo. ¿Le gustaría ser su amigo? Los testigos de Jehová estarán encantados de estudiar la Biblia con usted. Lo animamos a que hable con ellos. También puede visitar nuestro sitio de Internet, jw.org.