Ir al contenido

Ir al índice

 EN PORTADA | LA ORACIÓN, ¿SIRVE DE ALGO?

La oración, ¿cómo nos ayuda?

La oración, ¿cómo nos ayuda?

Antes de empezar algo nuevo, tal vez se pregunte: “¿En qué me beneficiará?”. ¿Será egoísta preguntarse lo mismo sobre la oración? Pues no siempre. Es normal que queramos saber qué ventajas obtendremos si le oramos a Dios. Hasta el fiel Job se preguntó: “Si lo llamara, ¿me respondería?” (Job 9:16).

En el artículo anterior vimos que la oración es mucho más que una costumbre religiosa o que un tipo de terapia. El Dios verdadero oye las oraciones. Si oramos del modo correcto y por razones válidas, nos escucha. Es más, nos anima a que nos acerquemos a él (Santiago 4:8). Entonces, ¿qué podemos esperar si oramos con frecuencia? Veamos.

Paz

Cuando le surgen problemas o desafíos, ¿siente que lo consume la ansiedad? La Biblia aconseja en esos casos: “Oren en todo momento” y “[den] a conocer sus peticiones a Dios” (1 Tesalonicenses 5:17, Traducción en lenguaje actual; Filipenses 4:6). En cuanto a los que le piden ayuda, la Biblia promete: “La paz de Dios que supera a todo pensamiento guardará sus corazones y sus facultades mentales” (Filipenses 4:7). Podemos sentirnos más tranquilos cuando le abrimos el corazón a nuestro Padre celestial y nos desahogamos con él. De hecho, la Biblia nos anima a hacerlo: “Arroja tu carga sobre Jehová mismo, y él mismo te sustentará” (Salmo 55:22).

“Arroja tu carga sobre Jehová mismo, y él mismo te sustentará” (Salmo 55:22).

 Por todo el mundo, infinidad de personas experimentan esa sensación cuando oran. Una mujer de Corea del Sur, llamada Hee Ran, dice: “Aunque tengo graves problemas, cuando oro sobre ellos siento que se me quita un peso de encima y que puedo seguir adelante”. Cecilia, que vive en Filipinas, nos cuenta: “Me preocupo muchísimo por mis hijas. Además cuido a mi madre, que ya ni siquiera me reconoce. Gracias a la oración, puedo hacer frente a las tareas del día más tranquila. Sé que Jehová me ayudará a cuidar de ellas”.

Consuelo y ánimo en momentos difíciles

¿Está usted bajo un estrés intenso, teme por su vida o se enfrenta a una experiencia trágica? Si le ora al “Dios de todo consuelo”, obtendrá un gran alivio. La Biblia asegura que él “nos consuela en toda nuestra tribulación” (2 Corintios 1:3, 4).  Por ejemplo, Jesús, en cierta ocasión en la que estaba muy angustiado, “dobló las rodillas y se puso a orar”. ¿Qué ocurrió? “Se le apareció un ángel del cielo y lo fortaleció.” (Lucas 22:41, 43.) Nehemías, otro hombre fiel, también sufrió porque gente malvada lo amenazó para que dejara de hacer la voluntad de Dios. Él oró: “Fortalece mis manos”. Lo que sucedió después muestra que Dios sí le ayudó a vencer sus temores y a cumplir con su misión (Nehemías 6:9-16). Reginald, de Ghana, nos cuenta: “Cuando oro, especialmente en momentos difíciles, siento como si le hubiera contado mis problemas a alguien que puede ayudarme y que me asegura que no hay razón para alarmarme”. Está claro que si le oramos a Dios, él nos consuela.

La sabiduría de Dios

Hay decisiones que pueden cambiarnos la vida, tanto a nosotros como a nuestras familias. ¿Qué podemos hacer para no equivocarnos? La Biblia dice: “Si a alguno de ustedes le falta sabiduría [especialmente cuando enfrenta desafíos], pídasela a Dios, y él se la dará. Dios es generoso y nos da todo con agrado” (Santiago 1:5, La Palabra de Dios para Todos). Si le pedimos sabiduría, Dios utiliza su espíritu santo para ayudarnos a tomar decisiones sabias. Jesús nos aseguró que “el Padre en el cielo [dará] espíritu santo a los que le piden” (Lucas 11:13).

“Siempre le pedí a Dios que me ayudara a tomar una buena decisión.” (Kwabena, de Ghana)

Hasta Jesucristo le pidió ayuda a su Padre antes de tomar decisiones importantes. Cuando tuvo que escoger a sus 12 apóstoles, Jesús “pasó toda la noche en oración a Dios” (Lucas 6:12).

Al igual que él, muchas personas logran sentirse más tranquilas al ver cómo Dios les ha ayudado a tomar buenas decisiones. Regina, que vive en Filipinas, nos cuenta los muchos problemas que ha tenido: mantener a su familia después de la muerte de su esposo, perder el empleo y criar sola a sus hijas. ¿Qué le ayudó a tomar buenas decisiones? Ella dice: “La oración es mi manera de apoyarme en Jehová”. Kwabena, que vive en Ghana, nos dice por qué le pide ayuda a Dios: “Tenía un buen empleo en la construcción y lo perdí. Al evaluar mis opciones, siempre le pedí a Dios que me ayudara a tomar una buena decisión. Estoy totalmente convencido de que Jehová me ayudó a elegir una ocupación que me permite cubrir mis necesidades físicas y espirituales”. Usted también puede recibir la guía de Dios si le ora sobre asuntos que pudieran afectar su relación con él.

Tan solo hemos mencionado algunos beneficios que usted puede recibir al orar. (Para ver otros más, lea el recuadro “ Las ventajas de orar”.) Si quiere beneficiarse de la oración, primero tiene que conocer a Dios y todo lo que nos promete. ¿Por qué no habla con un testigo de Jehová para que le ayude a conocer la Biblia? * Puede ser el primer paso para acercarse al “Oidor de la oración” (Salmo 65:2).

^ párr. 14 Si desea más información, póngase en contacto con los testigos de Jehová o visite el sitio de Internet jw.org.