Ir al contenido

Ir al índice

EN PORTADA | LA CIENCIA: ¿HA VENCIDO A LA BIBLIA?

Las limitaciones de la ciencia

Las limitaciones de la ciencia

Recientemente han salido a la luz muchos libros que defienden las creencias de un movimiento conocido como el Nuevo Ateísmo. Estas publicaciones han llamado la atención de muchos y han dado pie a un sinfín de debates. Refiriéndose a ellas, el neurólogo David Eagleman escribió: “Algunos lectores se llevan la impresión de que la ciencia lo tiene todo resuelto”. Pero él mismo aclara: “Los buenos científicos siempre han sido de mente abierta, y la historia de la ciencia está llena de sorpresas”.

A través de los siglos, en la incesante búsqueda de respuestas a las grandes incógnitas de la ciencia, hombres y mujeres con mucho talento han hecho sorprendentes descubrimientos. Pero también han cometido graves equivocaciones. Por ejemplo, Isaac Newton, uno de los más grandes científicos de la historia, demostró que la fuerza de la gravedad mantiene unidos los planetas, las estrellas y las galaxias del universo. Además, es el padre del cálculo, una rama de las matemáticas muy útil en el mundo de las computadoras, los viajes espaciales y la física nuclear. Sin embargo, Newton también creía en una pseudociencia: la alquimia, cuya finalidad era transformar metales como el plomo en oro mediante fórmulas mágicas y el estudio de la astrología.

Más de 1.500 años antes de Newton, un astrónomo griego llamado Tolomeo logró, sin instrumento alguno, describir el curso de los planetas y convertirse en un hábil cartógrafo. Pero él creía que la Tierra era el centro del universo. El famoso astrofísico Carl Sagan comentó sobre Tolomeo: “Su universo centrado en la Tierra estuvo en boga durante 1.500 años, lo que nos recuerda que la capacidad intelectual no constituye una garantía contra los yerros descomunales”.

Hoy en día los científicos afrontan retos similares. Hay que reconocer los logros de la ciencia, pero no hay que olvidar que tiene limitaciones. ¿Tendremos algún día una explicación total y abarcadora sobre el universo? El físico Paul Davies observó: “La búsqueda de un esquema lógico cerrado que proporcione una explicación completa y auto consistente de todo está condenada al fracaso”. Estas palabras encierran una verdad innegable: nunca podremos entender por completo el mundo que nos rodea. Por eso, cuando alguien afirma que la ciencia tiene el potencial de dar respuesta a todo, hay que tomarlo con pinzas.

La Biblia satisface necesidades que la ciencia es incapaz de satisfacer

La Biblia dice acerca de las maravillas de la naturaleza: “Y esto es tan sólo una muestra de lo que Dios puede hacer. Sólo hemos oído una pequeña parte de lo que él hace” (Job 26:14, La Palabra de Dios para Todos). Hay un inmenso caudal de conocimiento que está más allá de lo que podemos entender o percibir. Las palabras del apóstol Pablo, escritas hace casi dos mil años, todavía son ciertas: “¡Oh la profundidad de las riquezas y de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán inescrutables son sus juicios e ininvestigables sus caminos!” (Romanos 11:33).