Ir al contenido

Ir al índice

 TEMA DE PORTADA

El fin: ¿viene ya?

El fin: ¿viene ya?

El futuro de la humanidad corre peligro por culpa del hombre. ¿Permitirá Dios que los humanos sigan gobernando la Tierra? No. Como hemos visto, pronto tomará acción y pondrá fin a los gobiernos humanos y a siglos de miseria y abuso de poder. El Creador de la Tierra y de la humanidad quiere que sepamos que pronto actuará. ¿Cómo nos comunica esta información tan importante?

Imagine que tiene que salir de viaje. Lo más seguro es que primero consulte un mapa y busque información sobre la ruta. Luego, a medida que avanza en su viaje, comprueba que lo que ve en el camino corresponde con el mapa y las indicaciones. Eso le da la seguridad de que se va acercando a su destino. Como si de un mapa se tratara, Dios nos ha dado su Palabra, la Biblia. En ella se describe una extraordinaria serie de acontecimientos mundiales que ocurrirían poco antes del fin. A medida que va pasando el tiempo, vemos que lo que sucede en el mundo corresponde con lo que se predijo en la Biblia. Eso nos da la seguridad de que el fin está cada vez más cerca.

La Biblia dice que antes del fin llegaría un período crucial en la historia de la humanidad. Durante ese período, el mundo vería una serie de acontecimientos y circunstancias que jamás habían tenido lugar a la vez. Veamos cuáles serían algunos de esos acontecimientos y circunstancias.

1. CRISIS Y PROBLEMAS MUNDIALES Una profecía que aparece en el capítulo 24 del Evangelio de Mateo habla de una señal compuesta de varias características. Según esa profecía, dicha señal marcaría “la conclusión del sistema de cosas”, un período que culminaría en “el fin” (versículos 3 y 14). Algunas de estas características serían grandes guerras, hambres, terremotos por todo el mundo, delincuencia sin freno, falta de cariño y engaños religiosos (versículos 6 a 26). Claro, cada una de estas cosas ha existido siempre. Sin embargo, todas ocurrirían al mismo tiempo justo antes del fin. Además, coincidirían con el cumplimiento de las siguientes tres profecías.

2. PÉRDIDA DE LOS VALORES La Biblia dice que en “los últimos días” de este mundo malvado habría una degeneración de los valores. En ella leemos que los hombres serían “amadores de sí mismos, amadores del dinero, presumidos, altivos, blasfemos, desobedientes a los padres, desagradecidos, desleales, sin tener cariño natural, no dispuestos a ningún acuerdo, calumniadores, sin autodominio, feroces, sin amor del bien, traicioneros, testarudos, hinchados de orgullo, amadores de placeres más bien que amadores de Dios” (2 Timoteo 3:1-4). Es verdad que tales actitudes no son nuevas, pero en “los últimos días” la situación sería muy grave y se pondría cada vez peor. Por eso la Biblia dice que dichos días serían “tiempos críticos, difíciles de manejar”. ¿Cree usted que la gente manifiesta hoy esas actitudes?

3. UN PLANETA ARRUINADO La Biblia afirma que Dios acabará con “los que están arruinando la tierra” (Revelación 11:18). ¿En qué sentido se está arruinando la Tierra hoy? En el mismo sentido que en los días de Noé: “La tierra llegó a estar arruinada a la vista del Dios verdadero, y la tierra se llenó de violencia. De modo que Dios vio la tierra y, ¡mire!, estaba arruinada”. Por eso, refiriéndose a aquellos malhechores, le dijo Dios a Noé: “Voy a arruinarlos junto con la tierra” (Génesis 6:11-13). ¿Se ha dado cuenta de que vivimos en un mundo cada vez más violento? Y no solo eso, hoy ocurre algo nunca visto: las poderosas  armas creadas por el hombre son capaces de arruinar la tierra literalmente y acabar con la humanidad. Encima de todo, los hombres están arruinando la Tierra en otro sentido: poco a poco están acabando con lo que permite que haya vida: el aire, los océanos, los ecosistemas, etc.

Piense en lo siguiente: ¿tenía el hombre hace cien años la capacidad de aniquilar a la humanidad? De ningún modo. Pero ahora sí la tiene. La enorme cantidad de armamento acumulado y lo dañado que está el medioambiente lo demuestran. Para colmo, el hombre no parece ser capaz de entender los riesgos y aprender a controlar las consecuencias del rápido avance de la tecnología. Afortunadamente, el destino de la Tierra no está en sus manos. Dios promete que antes de que las personas sin escrúpulos acaben con la vida en la Tierra, él acabará con ellas.

4. UNA CAMPAÑA MUNDIAL DE PREDICACIÓN Otra característica de la señal de Mateo es que se llevaría a cabo una obra sin precedentes: “Estas buenas nuevas del reino se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin” (Mateo 24:14). Esta campaña de predicación sería muy distinta a todas las que han hecho las iglesias. Enfatizaría un mensaje específico: “las buenas nuevas del reino”. ¿Qué grupo religioso está dando a conocer esas buenas noticias del Reino, y no en un solo país, sino “en toda la tierra habitada”?

Las buenas noticias del Reino de Dios se están predicando por todo el mundo en cientos de idiomas

El propósito principal del sitio web de los testigos de Jehová, jw.org, es proclamar “las buenas nuevas del reino”. Contiene publicaciones que explican este mensaje en más de 700 idiomas. ¿Qué otro grupo pone tanto empeño en hablar a la gente del Reino de Dios? Mucho antes de que existiera Internet, a los testigos de Jehová ya se nos conocía por predicar las buenas noticias del Reino. Desde 1939, en cada número de La Atalaya aparece la frase: “Anunciando el Reino de Jehová”. Y un libro sobre religiones menciona lo siguiente acerca de nuestra obra: “La intensidad y el alcance de su predicación es prácticamente inigualable”. Un aspecto importante de las buenas noticias que predicamos es que el Reino de Dios pronto traerá el fin de este mundo malvado.

UN PERÍODO CRUCIAL DE LA HISTORIA

¿Ha podido ver usted durante su vida el cumplimiento de las profecías mencionadas en este artículo? Por los pasados cien años, esta revista ha presentado información actualizada sobre los acontecimientos mundiales, y sus lectores han podido ver que estos cumplen la señal de los  últimos días. Por supuesto, los escépticos afirman que la información se puede manipular y que no es cierto que la situación mundial haya empeorado. Argumentan que debido a los avances en la comunicación nos enteramos de problemas que antes jamás hubiéramos conocido. Digan lo que digan estas personas, muchos observadores imparciales ven cada vez más pruebas de que nos hallamos en un período crucial de la historia.

Una de esas pruebas la hallamos en la advertencia que un grupo de científicos asociados a la publicación The Bulletin of the Atomic Scientists hizo en el 2014 al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Refiriéndose a los peligros que acechan a la humanidad, estos investigadores dijeron: “Tras realizar un análisis exhaustivo de las amenazas, hemos llegado a la siguiente conclusión: Todavía existe una alta probabilidad de que nuestra civilización sea destruida por causa de los avances tecnológicos”. Pruebas como estas convencen a un número cada vez mayor de personas, entre ellas los editores de esta revista y muchos de sus lectores, de que estamos viviendo en los últimos días y de que el fin viene ya. Pero no hay razón para temer. Todo lo contrario. ¿Por qué decimos esto? Porque podemos sobrevivir.