Ir al contenido

Ir al índice

¿Lo sabía?

¿Lo sabía?

¿Cómo se usa la palabra eunuco en la Biblia?

Imagen de un eunuco en un relieve asirio

En ocasiones, la palabra eunuco se usa para hablar de un hombre castrado. En tiempos bíblicos se castraba a algunos hombres como castigo, o después de ser capturados o esclavizados. Si los eunucos eran de confianza, se les ponía a cargo de los harenes reales, es decir, las habitaciones donde vivían las mujeres de los reyes. Por ejemplo, Hegai y Saasgaz eran guardianes de las esposas y concubinas del rey persa Asuero, que en opinión de muchos es Jerjes I (Ester 2:3, 14).

Sin embargo, no todos los eunucos que se mencionan en la Biblia estaban castrados. Algunos expertos afirman que la palabra también se usaba para hablar de cualquier funcionario que trabajara en la corte de un rey. Parece que ese fue el caso de un amigo de Jeremías llamado Ébed-mélec y de un funcionario de Etiopía al que le predicó el evangelizador Felipe. Ébed-mélec debe haber sido un hombre con mucha autoridad, pues tenía acceso directo al rey Sedequías (Jeremías 38:7, 8). Y el funcionario etíope era un tesorero real que había ido a Jerusalén para adorar a Dios (Hechos 8:27).

¿Por qué separaban a las ovejas de las cabras los pastores de tiempos bíblicos?

Mientras hablaba de un juicio futuro, Jesús dijo: “Cuando el Hijo del hombre llegue en su gloria, [...] separará a la gente unos de otros, así como el pastor separa las ovejas de las cabras” (Mateo 25:​31, 32). Esta ilustración estaba basada en una costumbre de los pastores de aquella época, los cuales separaban a las ovejas y a las cabras. ¿Por qué lo hacían?

Por lo general, las ovejas y las cabras estaban juntas durante el día. De noche, se ponían en corrales para protegerlas de otros animales, de los ladrones y del frío (Génesis 30:​32, 33; 31:​38-40). Ahora bien, los pastores las ponían en corrales separados para proteger a las ovejas —especialmente a las hembras y sus crías⁠— de las cabras, que son más agresivas. También separaban a las ovejas para “cruzarlas, ordeñarlas y cortarles la lana”, comenta el libro All Things in the Bible ­(Todas las cosas de la Biblia). En su ilustración, Jesús usó una costumbre que era muy conocida para los judíos que lo escuchaban, la mayoría de los cuales vivía en el campo.