Ir al contenido

Ir al índice

 TEMA DE PORTADA

La guerra que cambió al mundo

La guerra que cambió al mundo

Hace un siglo, millones de jóvenes dejaron la seguridad de sus hogares para irse a la guerra. Marcharon entusiastas, arrastrados por el patriotismo. “Estoy feliz y lleno de emoción por los maravillosos días que nos esperan”, escribió un voluntario estadounidense en 1914.

Pero pronto el entusiasmo se convirtió en amargura. Nadie se imaginó que los ejércitos acabarían atascados por años en los terrenos lodosos de Bélgica y Francia. En ese entonces, al conflicto lo llamaron la Gran Guerra. Ahora lo llamamos la Primera Guerra Mundial.

Aquella fue sin duda una gran guerra por el número de víctimas —diez millones de muertos y veinte millones de mutilados, según algunos cálculos— y también por los grandes errores que la desencadenaron. Los políticos europeos fueron incapaces de evitar que las tensiones internacionales desembocaran en un conflicto de escala global. Peor aún, la Gran Guerra dejó cicatrices que cambiaron al mundo, y hasta el día de hoy sentimos sus efectos.

 ERRORES QUE ACABARON CON LA CONFIANZA

La Primera Guerra Mundial comenzó debido a errores de cálculo. En aquel placentero verano de 1914, los líderes europeos parecían, según una obra, “sonámbulos caminando en el borde de un precipicio”. (The Fall of the Dynasties—The Collapse of the Old Order 1905-1922.)

En cuestión de semanas, el asesinato de un archiduque austríaco sumió a las potencias europeas en una guerra que nadie quería. Tras el inicio de las hostilidades, se le preguntó al canciller alemán: “¿Pero qué pasó?”, a lo que él respondió con tristeza: “Ojalá lo supiera”.

Los líderes que tomaron las desastrosas decisiones que llevaron a la guerra ni se imaginaban las consecuencias. Pero allá en las trincheras, los soldados no tardaron en descubrir la realidad: sus políticos les habían fallado, sus clérigos los habían engañado y sus generales los habían traicionado. ¿De qué modo?

Sus políticos les habían fallado, sus clérigos los habían engañado y sus generales los habían traicionado

Los políticos aseguraron que la guerra produciría un mundo mejor. El canciller alemán proclamó: “Luchamos para defender los frutos de nuestra pacífica industria, la herencia de nuestro glorioso pasado e incluso nuestro futuro”. El presidente Woodrow Wilson, de Estados Unidos, acuñó una frase esperanzadora que se hizo popular. Dijo que la guerra haría del mundo “un lugar más seguro para la democracia”. Y en Gran Bretaña, la gente creyó que sería una guerra que acabaría con todas las guerras. ¡Qué equivocados estaban todos!

Los clérigos apoyaron el conflicto con toda el alma. “Los guardianes de la palabra de Dios fueron los primeros en entonar el canto de guerra. La lucha sin cuartel se volvió sinónimo de odio irrefrenable”, señala The Columbia History of the World. Y lejos de combatir las llamas del odio, las alimentaron. “Los clérigos demostraron que no podían, y en la mayoría de los casos no querían, poner la fe cristiana antes que la nacionalidad —observa el libro La historia del cristianismo—. La mayoría siguió el camino fácil y equiparó el cristianismo con el patriotismo. Los soldados cristianos de todas las confesiones recibieron la exhortación a matarse mutuamente en nombre de Su Salvador.”

Los generales prometieron una victoria rápida, pero sin ninguna base. De pronto, los ejércitos cayeron en un sangriento atolladero y millones de soldados sufrieron lo que, en palabras de un historiador, “fue posiblemente la mayor y más cruel tortura física y emocional que el ser humano haya tenido que soportar”. A pesar de las terribles pérdidas, los generales seguían lanzando a sus hombres contra las barricadas de alambres de púas y las ráfagas de metralleta. No es de extrañar que muchos se amotinaran.

¿Qué efecto tuvo esta guerra en la sociedad? Una obra de historia cita estas palabras de un veterano: “La guerra [...] marcó con fuego la mente y el espíritu de una generación”. Así es, imperios enteros desaparecieron, y el trágico conflicto fue el preludio del siglo más sanguinario de la historia. A partir de entonces, las revoluciones y las protestas se volvieron algo cotidiano.

¿Por qué se sumió el planeta en el caos después de esta guerra? ¿Fue tan solo un colosal accidente? ¿Qué revelan las respuestas sobre nuestro futuro?