Ir al contenido

Ir al índice

 TEMA DE PORTADA | ¿ACABA TODO AL MORIR?

La batalla del hombre contra la muerte

La batalla del hombre contra la muerte

EL EMPERADOR QIN SHI HUANG

EL EXPLORADOR PONCE DE LEÓN

La muerte es un enemigo terrible al que todos tratamos de vencer. Cuando golpea a un ser querido, quizás nos neguemos a aceptarlo. Y si somos jóvenes, tal vez pensemos que nunca nos llegará; esta es una fantasía a la que muchos se aferran con uñas y dientes.

Pocas personas han pensado más sobre la muerte que los faraones egipcios. Ellos invertían gran parte de sus vidas —y las de miles y miles de obreros— en un intento por burlar a la muerte. Las pirámides son testigos mudos de su lucha... y de su fracaso.

Los emperadores chinos soñaban también con alcanzar la inmortalidad, aunque por otros medios: descubriendo el mítico elixir de la vida. El emperador Qin Shi Huang les exigió a sus alquimistas que encontraran una poción mágica que mantuviera a raya a la muerte. Pero muchos de aquellos brebajes contenían mercurio. Al parecer, una de esas pócimas tóxicas le quitó la vida.

Según algunos informes, Juan Ponce de León, explorador español del siglo XVI, recorrió el Caribe en busca de la fuente de la eterna juventud. En el proceso descubrió la actual Florida (Estados Unidos), pero murió tan solo unos años después en un enfrentamiento con indígenas americanos y sin haber encontrado la legendaria fuente.

Faraones, emperadores y exploradores por igual trataron de vencer a la muerte. Y aunque no estemos de acuerdo con sus métodos, entendemos que lo hayan intentado, pues en el fondo prácticamente todo ser humano quiere seguir viviendo.

¿SE PUEDE VENCER A LA MUERTE?

¿Por qué se niegan los seres humanos a morir? La Biblia lo explica al decir lo siguiente sobre nuestro Creador, Jehová: “Todo lo ha hecho bello a su tiempo. Aun el tiempo indefinido [o la eternidad] ha puesto en el corazón de ellos” (Eclesiastés  3:11). * Por eso es que deseamos vivir en nuestro hermoso planeta para siempre, no tan solo por ochenta años (Salmo 90:10). Eso es lo que anhela nuestro corazón.

¿Por qué puso Dios la eternidad en nuestros corazones? ¿Para frustrarnos? No, eso es impensable. Dios ha prometido que la muerte será derrotada. La Biblia habla vez tras vez sobre la desaparición de la muerte y la promesa de Dios de darnos vida eterna. (Vea el recuadro  “Victoria sobre la muerte”.)

Jesucristo mismo dijo claramente: “Esto significa vida eterna, el que estén adquiriendo conocimiento de ti, el único Dios verdadero, y de aquel a quien tú enviaste, Jesucristo” (Juan 17:3). De modo que la batalla contra la muerte no terminará en derrota. Pero, como lo confirma Jesús, necesitamos a Dios para ganarla.

^ párr. 9 La Biblia dice que Dios se llama Jehová.