Ir al contenido

Ir al índice

¿Influyen en nosotros los colores?

¿Influyen en nosotros los colores?

Al mirar a nuestro alrededor, los ojos colaboran con el cerebro para recopilar información. Por ejemplo, usted ve una fruta cerca y decide si quiere comérsela o no. Mira al cielo y llega a la conclusión de que no va a llover. Ve las palabras que está leyendo ahora y capta su significado. Sin saberlo, los colores están influyendo en usted. ¿De qué manera?

Pues bien, el color de la fruta le ayuda a saber si está madura y a decidir si se la quiere comer. El color del cielo y las nubes le indica cómo está el tiempo. Gracias al contraste de color entre el texto y el fondo de esta página, usted puede leer las palabras de este artículo. Efectivamente, todos usamos los colores para procesar información sobre el mundo que nos rodea. Y no solo eso: los colores también influyen en nuestras emociones.

EL IMPACTO EMOCIONAL DE LOS COLORES

Cuando vamos al supermercado, nos vemos rodeados de una gran variedad de envolturas que están diseñadas para llamar nuestra atención. Aunque no nos demos cuenta, los publicistas han escogido con cuidado los colores para atraer a la gente según sus gustos, sexo o edad. Los decoradores, los diseñadores de ropa y los artistas saben que los colores pueden influir en las emociones.

La gente interpreta los colores de distintas maneras según su cultura o sus costumbres. Por ejemplo, algunas personas de Asia relacionan el rojo con la buena suerte y las fiestas, pero en ciertas zonas de África es el color del duelo. Ahora bien, prescindiendo del lugar en que nos criemos, hay algunos colores que a casi todos nos provocan la misma reacción. Veamos tres ejemplos.

ROJO. Es un color muy visible. Suele asociarse con energía, guerra y peligro. Evoca emociones intensas y puede estimular el metabolismo, acelerar la respiración y elevar la presión arterial.

En la Biblia, la palabra hebrea para “rojo” viene de un término que significa “sangre”. Es interesante que cuando habla de cierta mujer que es prostituta y asesina, la Biblia la pinta vestida de púrpura y escarlata, es decir, rojo brillante, y dice que cabalga “sobre una bestia salvaje de color escarlata [...] llena de nombres blasfemos” (Revelación [Apocalipsis] 17:1-6).

VERDE. Produce un efecto contrario al del rojo, pues reduce el metabolismo e infunde un sentimiento de calma. Es un color que suele asociarse con la tranquilidad. Cuando contemplamos un frondoso jardín o unas montañas cubiertas de alfombras verdes nos sentimos relajados. El libro bíblico de Génesis nos muestra que Dios creó la hierba y demás vegetación verde para el disfrute de los seres humanos (Génesis 1:11, 12, 30).

BLANCO. Suele asociarse con luz, seguridad y limpieza. También se relaciona con cualidades como la bondad, la inocencia y la pureza. Es el color que más se menciona en la Biblia. A los hombres y ángeles que aparecen en las visiones se les describe vestidos de blanco para destacar su justicia y limpieza espiritual (Juan 20:12; Revelación  3:4; 7:9, 13, 14). Los caballos blancos montados por jinetes vestidos de lino blanco y limpio son símbolo de guerra justa (Revelación 19:14). Dios usa el color blanco para asegurarnos que está dispuesto a perdonar nuestros pecados. Él dice: “Aunque los pecados de ustedes resulten ser como escarlata, se les hará blancos justamente como la nieve” (Isaías 1:18).

UNA AYUDA PARA LA MEMORIA

El uso que se da a los colores en la Biblia demuestra lo bien que conoce Dios el efecto que tienen en nuestras emociones. Por ejemplo, el libro bíblico de Revelación contiene una visión que predice lo que estamos experimentando hoy día: guerras, hambre y muertes ocasionadas por la escasez de alimento y las enfermedades. Como una ayuda para la memoria, estas situaciones están representadas en la visión por jinetes que van en caballos de distintos colores.

Primero aparece un resplandeciente caballo blanco, que simboliza la guerra justa de Cristo Jesús. A continuación se ve un caballo de color rojo fuego, el cual representa las guerras entre las naciones. Después se ve uno negro, que simboliza el hambre. Tras este va “un caballo pálido”, y el que va sentado sobre él tiene “el nombre Muerte” (Revelación 6:1-8). Esos colores no solo producen un efecto en nuestras emociones —que encaja con lo que representa cada caballo—, sino que nos ayudan a recordar los caballos y lo que prefiguran en nuestros días.

En la Biblia hay muchos ejemplos del uso de colores para crear gráficas imágenes mentales. El Creador de la luz y el ojo humano se vale de los colores para que podamos entender y recordar dichas imágenes. Los colores nos permiten recopilar y procesar información, influyen en nuestras emociones y nos ayudan a recordar conceptos importantes. Sí, son un amoroso regalo de nuestro Creador para que disfrutemos de la vida.