Ir al contenido

Ir al índice

Moisés, un hombre de amor

Moisés, un hombre de amor

¿QUÉ ES EL AMOR?

El amor es un profundo sentimiento de afecto hacia alguien. La persona que ama lo demuestra con sus palabras y acciones, aunque eso exija algún sacrificio de su parte.

¿CÓMO MANIFESTÓ MOISÉS ESTA CUALIDAD?

Moisés demostró que amaba a Dios. ¿Cómo? Obedeciéndolo siempre. Bien lo dice 1 Juan 5:3: “Esto es lo que el amor de Dios significa: que observemos sus mandamientos”. Sin importar cuál fuera el mandato de Dios —algo tan intimidante como encararse al poderoso faraón de Egipto o tan sencillo como extender su vara sobre el mar Rojo—, Moisés siempre hacía exactamente lo que se le pedía (Éxodo 40:16).

Moisés también demostró que amaba a los israelitas. Ellos reconocían que Jehová lo utilizaba para guiarlos, por eso le llevaban todos sus problemas. La Biblia dice que “el pueblo se [quedaba] de pie delante de Moisés desde la mañana hasta la tarde” (Éxodo 18:13-16). Imagínese lo agotador que debía ser para él pasarse el día entero escuchándolos. Pero lo hacía con gusto porque los amaba.

Además de escucharlos, Moisés también oraba por ellos. Hasta oraba por quienes lo habían tratado mal. Por ejemplo, cuando Míriam, su propia hermana, criticó a Moisés, Jehová la castigó con lepra. En lugar de alegrarse, él intercedió enseguida por ella con estas palabras: “¡Oh Dios, por favor! ¡Sánala, por favor!” (Números 12:13). ¿Qué podría haber tras aquella expresiva oración sino amor?

¿QUÉ NOS ENSEÑA SU EJEMPLO?

Que debemos cultivar un amor profundo por Dios, un amor que nos impulse a obedecer sus mandamientos “de corazón” (Romanos 6:17). Esta clase de obediencia lo hace muy feliz (Proverbios 27:11). Servir a Dios por amor también tiene un efecto positivo en nosotros, pues hacer las cosas que le agradan nos produce felicidad (Salmo 100:2).

También debemos cultivar un amor abnegado por los demás. Cuando un amigo o un familiar viene a contarnos sus problemas, esa clase de amor nos impulsará a 1) prestarle toda nuestra atención, 2) ponernos en su lugar y 3) demostrarle que nos interesamos por él.

Al igual que Moisés, podemos orar por las personas que amamos. A veces no sabremos qué hacer para ayudarlas y tal vez nos disculpemos diciéndoles: “Lo siento, pero lo único que puedo hacer es orar por ti”. No obstante, recuerde que “la oración fervorosa del justo tiene mucho poder” (Santiago 5:16, Biblia de oración). Nuestras oraciones pueden mover a Jehová a hacer por la persona algo que tal vez no tenía pensado hacer. ¿Qué mejor ayuda podríamos prestarles a nuestros seres queridos que orar por ellos? *

¿Verdad que podemos aprender mucho de Moisés? Pese a ser imperfecto como todos nosotros, fue un ejemplo extraordinario de fe, humildad y amor. Esforcémonos al máximo por imitar a Moisés, y cosecharemos grandes bendiciones para nosotros y para quienes nos rodean (Romanos 15:4).

^ párr. 8 Para que Dios escuche nuestras oraciones, tenemos que esmerarnos por cumplir con las condiciones que él ha establecido. Si desea más información, consulte el capítulo 17 del libro ¿Qué enseña realmente la Biblia?, editado por los testigos de Jehová.