Ir al contenido

Ir al índice

Tiempo de recordar a Jesús

Tiempo de recordar a Jesús

“Sigan haciendo esto en memoria de mí.” (LUCAS 22:19)

Razón por la que algunos celebran la Navidad.

Para algunos, la Navidad es un tiempo para recordar el nacimiento de Jesús.

¿Por qué se les hace difícil lograrlo?

Muchas de las canciones y costumbres navideñas tienen poco que ver con Jesucristo. De hecho, millones de personas que celebran la Navidad no son cristianas, y algunas ni siquiera creen que Jesús haya existido. En el mundo comercial, esta celebración es más un pretexto para anunciar un sinfín de productos que una ocasión para recordar a Cristo.

Cómo puede ayudar la Biblia

“[Jesús] vino [...] para dar su alma en rescate en cambio por muchos.” (Marcos 10:45.) La noche antes de morir, Jesús instituyó una ceremonia sencilla para que sus discípulos conmemoraran su muerte y pronunció las palabras que aparecen al principio del artículo. Pero ¿por qué habría querido que sus discípulos recordaran su muerte, en vez de su nacimiento? Porque gracias a que él dio su vida como sacrificio, quienes obedezcan los mandatos divinos tienen la perspectiva de vivir para siempre. La Biblia declara: “El salario que el pecado paga es muerte, pero el don que Dios da es vida eterna por Cristo Jesús nuestro Señor” (Romanos 6:23). Por eso, los cristianos recuerdan cada año a Jesús, no en la Navidad, como un bebé indefenso, sino en el aniversario de su muerte, como “el salvador del mundo” (Juan 4:42).

“Cristo sufrió por ustedes, dejándoles dechado [o un modelo] para que sigan sus pasos con sumo cuidado y atención.” (1 Pedro 2:21.) A fin de recordar a Jesús y darle honra, hay que estudiar su ejemplo. Piense en el hombre inteligente y perfecto que era, alguien con el valor de hacer siempre lo correcto y que además fue paciente y compasivo. ¿Podría usted buscar oportunidades de imitarlo en su vida?

“El reino del mundo sí llegó a ser el reino de nuestro Señor y de su Cristo, y él reinará para siempre jamás.” (Revelación [Apocalipsis] 11:15.) Cuando piense en Jesús, recuerde lo que está haciendo ahora: gobernando en los cielos. La Palabra de Dios predijo respecto a él: “Con justicia tiene que juzgar a los de condición humilde, y con rectitud tiene que administrar censura a favor de los mansos de la tierra” (Isaías 11:4). Es obvio que estas virtudes no corresponden a un recién nacido, sino a un poderoso Rey.