Ir al contenido

Ir al índice

Los cosméticos de tiempos bíblicos

Los cosméticos de tiempos bíblicos

Después de darse un baño, la mujer aplica sobre su piel suavizada un aceite aromático. A continuación, abre una caja bellamente decorada donde guarda una colección de pequeños frascos, jarras y tarros hechos de vidrio, marfil, conchas marinas o piedra. Los recipientes contienen diversos aceites y perfumes con delicados aromas de bálsamo, canela, cardamomo, incienso, miel, mirra y otros similares.

La mujer saca de la caja varias cucharas, platillos y cuencos de hermosos diseños que utiliza para mezclar los productos que ha elegido para el día. Mirándose en un espejo de bronce, prosigue con esmero su rutina de belleza.

TODO indica que desde los tiempos más remotos las mujeres se han preocupado por verse más lindas. En las pinturas de las tumbas, en los frescos y también en los mosaicos de la antigüedad se puede ver que el uso de cosméticos era habitual entre los pueblos de Mesopotamia y Egipto. Por ejemplo, los ojos excesivamente maquillados en forma de almendra que se ven en las pinturas de las mujeres egipcias eran muy admirados.

¿Y qué hay del antiguo Israel? ¿Utilizaban cosméticos las mujeres? Y si lo hacían, ¿de qué tipo eran? Aunque no hay pinturas en tumbas ni frescos que puedan servir de referencia, ciertos pasajes de las Escrituras —y varias piezas arqueológicas descubiertas en las tierras bíblicas⁠— permiten que nos hagamos una idea sobre el uso de productos de belleza en aquellos tiempos.

Utensilios

En excavaciones realizadas por todo Israel se han hallado incontables objetos relacionados con el empleo de cosméticos y perfumes: cuencos de piedra y paletas para moler y mezclar productos, frascos de perfume de forma cilíndrica, tarros de alabastro para ungüentos, espejitos de bronce pulido, e incluso una cuchara de marfil con hojas de palmera talladas en un lado del mango y en el otro, una cabeza de mujer rodeada de palomas.

Entre la gente rica, las conchas marinas eran recipientes muy populares para cosméticos. En yacimientos arqueológicos de Egipto y Canaán se han hallado también cucharitas para la aplicación de cosméticos hechas de marfil o madera, algunas talladas con la forma de muchachas nadando y con otros diseños complejos. Todo ello demuestra que era muy común que las mujeres de la época emplearan productos de belleza.

Para los ojos

La Biblia revela que el nombre de una de las hijas de Job era Querén-hapuc, que en hebreo posiblemente significaba “Cuerno de la Pintura [de ojos] Negra”, es decir, un recipiente o caja para guardar cosméticos, como el kohl, o maquillaje de ojos (Job 42:14). Puede que el nombre aludiera a la belleza de la muchacha, pero también es prueba de que los cosméticos ya se conocían entonces.

 Resulta interesante que las referencias bíblicas a la pintura de ojos siempre estén relacionadas con mujeres de mala fama, como la intrigante reina Jezabel o como la prostituta —símbolo de la Jerusalén infiel⁠— mencionada por los profetas Jeremías y Ezequiel (2 Reyes 9:30; Jeremías 4:30; Ezequiel 23:40). A juzgar por el gran número de recipientes de cristal o piedra encontrados que contenían varitas para aplicar kohl como delineador de ojos, es obvio que muchas mujeres del Israel apóstata —en particular las de la realeza y de las clases pudientes— habían adoptado la costumbre de maquillarse demasiado con delineador de ojos y otros cosméticos.

Aceite perfumado para usos sagrados y de otro tipo

La producción y el uso de perfumes con base de aceite de oliva fue habitual en el antiguo Israel. El libro bíblico de Éxodo contiene una fórmula para preparar el aceite perfumado sagrado —una mezcla de canela, mirra y otras plantas aromáticas— que los sacerdotes usaban en sus servicios en el templo (Éxodo 30:22-25). Los arqueólogos han descubierto en Jerusalén lo que parece ser un taller del  siglo primero dedicado a elaborar perfumes e incienso para su uso en el templo. Hay muchas referencias bíblicas al aceite perfumado, que se empleaba tanto en los servicios sagrados como en la vida diaria (2 Crónicas 16:14; Lucas 7:37-46; 23:56).

En esa parte del mundo escaseaba el agua, así que los aceites aromáticos eran un complemento muy apreciado de la higiene diaria. No solo se usaban para proteger la piel en el clima seco, sino también por sus propiedades embellecedoras (Rut 3:3; 2 Samuel 12:20). La virgen judía Ester recibió, antes de ser llevada a la presencia del rey Asuero, un tratamiento de belleza que duró un año: seis meses de masajes con aceite de mirra y seis con aceite balsámico (Ester 2:12).

El valor de los perfumes o aceites perfumados era similar al de la plata o el oro. Cuando la reina de Seba (Saba) hizo su famoso viaje para visitar al rey Salomón, le llevó valiosos regalos que incluían oro, piedras preciosas y aceite balsámico (1 Reyes 10:2, 10). Y cuando el rey Ezequías enseñó los tesoros de su casa a los emisarios de Babilonia, mostró orgulloso “el aceite balsámico y el buen aceite”, junto con la plata, el oro y todo su arsenal (Isaías 39:1, 2).

De los diversos tipos de flores, frutos, hojas, resinas o cortezas solo se podían extraer cantidades mínimas de aceite o perfume. La Biblia menciona una gran variedad de esas plantas aromáticas, como áloe, azafrán, bálsamo, bedelio, cálamo, canela, casia, incienso, mirra y nardo. Algunas eran originarias del valle del Jordán, otras eran importadas a través de las célebres rutas del comercio de incienso que procedían de la India, el sur de Arabia y otros lugares.

El misterioso aceite balsámico

Como ya se indicó, el aceite balsámico se menciona en la Biblia en los relatos sobre la reina Ester, la reina de Seba y el rey Ezequías. En 1988, el descubrimiento de una pequeña vasija de aceite en una cueva cercana a Qumrán, en la orilla occidental del mar Muerto, dio lugar a muchas especulaciones. ¿Acaso se trataba de la última muestra existente del famoso aceite balsámico? Los investigadores no tienen una respuesta definitiva. Y hasta el día de hoy, los horticultores siguen intentando recuperar las preciadas plantas de bálsamo.

Según parece, el aceite balsámico del que habla la Biblia se obtenía en los alrededores de En-guedí. Las excavaciones han sacado a la luz hornos, tarros y diversos objetos de metal y hueso del siglo VI antes de nuestra era que se parecen a los utilizados en otros lugares para elaborar perfumes. Muchos estudiosos creen que el árbol o arbusto de bálsamo procedía originalmente de Arabia o de África. Su fragancia provenía de la resina de la planta. El aceite balsámico alcanzaba un precio tan alto que los métodos de producción y cultivo se mantenían en secreto.

El bálsamo llegó incluso a utilizarse como elemento de negociación en maniobras políticas. Por ejemplo, el historiador Josefo afirma que Marco Antonio ofreció toda una arboleda de esta valiosa planta como regalo a la reina egipcia Cleopatra. El historiador romano Plinio cuenta que en el primer siglo los guerreros judíos intentaron acabar con todas las plantas de bálsamo para impedir que los conquistadores romanos se las llevaran.

Gracias a las referencias bíblicas y a los descubrimientos arqueológicos podemos hacernos una pequeña idea del arte de la cosmética entre los pueblos de tiempos bíblicos. Las Escrituras no condenan el uso de cosméticos ni de adornos, pero sí destacan que deben utilizarse con modestia y sensatez (1 Timoteo 2:9). El apóstol Pedro señaló que lo que resulta “de gran valor a los ojos de Dios” es “el espíritu quieto y apacible”. En vista de que los estilos y modas siempre están cambiando, las mujeres cristianas, sean jóvenes o mayores, hacen bien en seguir ese consejo (1 Pedro 3:3, 4).